viernes, 5 de febrero de 2010

"Avatar" de James Cameron (2009)


Vaya por delante que fui a ver "Avatar" con la mejor de mis disposiciones. El impresionante éxito de la película de cuyo eco están dado buena cuenta los medios de comunicación, me hizo reflexionar un poco sobre el cine de James Cameron, sobre todo sobre "Titanic", la película que menos me interesa. Echando la mirada atrás y recordando algunas de esas frases que calan en nuestra vida, llegué a la conclusión de que "Titanic" sin personajes y todo, era un film muy cameroniano en tanto era un producto en esencia, profundamente simple, pero bien construido dentro de sus parámetros de simplicidad. Es decir, no hay que pedirle mucho a "Titanic", pero lo poco, lo muy poco que ofrece, lo ofrece muy bien. Todo hay que decirlo.
De modo que con esta guisa reconciliadora me fui a ver "Avatar" y lo que es más, en 3-D (del tema 3-D ya hablaremos un día de estos). Cómo de costumbre en el cine de James Cameron (lo que demuestra que pese a quien le pese, Cameron es un director con constantes, es decir, lo que muchos llaman un autor...), "Avatar" es un film que arranca con un entorno frío y fuertemente jerarquizado, lo que aplicado al ejército siempre encaja a las mil maravillas. Un diseño de producción apabullante y un cuidado técnico impecable. Me llamó mucho la atención, eso si, que el protagonista fuera un hombre paralítico de cintura para abajo, ¿un héroe minusválido pensé yo? No...., nada de eso...

Fuera de su impresionante logística técnica, "Avatar" es una de esas películas que desde prácticamente el primer plano y conforme se va desvelando por dónde van a ir los tiros, uno intuye con bastante seguridad por dónde van a ir los tiros. De hecho, lo mejor de "Avatar" son sus primeros minutos, cuando uno aún tiene esperanzas de que el asunto sea algo diferente. A Cameron siempre se le han dado bien lo preliminares, eso hay que reconocerlo. Pero cuando la película toma posiciones y desvela sus primeras y cartas y resulta evidente, que no hay muchas más cartas que desvelar "Avatar" cae en picado.

Por momentos, la última película de James Cameron recuerda a "Pocahontas", ese ficus fluorescente resulta bastante irrisorio y en conjunto la trama no tiene mucho de donde tirar. Como digo, técnicamente la película es impecable, pero su uso y abuso de la digitalización de las cosas, tengo la impresión de que le ha afectado a Cameron y ya no tiene ese toque tan particular que tenía cuando rodaba escenas de acción real en decorados reales. Lo que ahora hace con la cámara, el montaje y los movimientos, vienen a ser lo mismo que hemos visto otras veces en otras películas de técnica similar. Pero lo peor de todo es conforme la película va entrando en su mitad final y el aburrimiento es ya una sensación bastante perceptible. Sobre todo porque en "Avatar", por más que se empeñen los fans (que los hay y por montones), no hay emoción. Cameron es un hombre demasiado frío, demasiado tecnócrata (seguro que es uno de esos directores que como Peter Jackson rueda con un portatil en la mano...) como para hacer una película sobre una etérea energía que une a la Madre Naturaleza, tal es así, que como hiciera George Lucas en la desastrosa "La amenaza fantasma" con la Fuerza, Cameron le pone nombre y apellidos a esa energía natural, poniendo en boca de sus personajes que se han detectado corrientes químicas entre los árboles y plantas del planeta Pandora. Si hablamos de una cuestión casi espiritual (que parece ser la apuesta de Cameron), justificar su existencia extirpa todo el misterior.

Lo cual, me lleva a una reflexión. Si "Avatar" ha batido todos los récords habidos y por haber, algo, necesariamente algo, debe de tener la película de Cameron. Vista fríamente si, "Avatar" tiene efectos especiales, acción y unas gotitas de romance (¿quién le habrá dicho a James Cameron que es un tío romántico?. ¡Uy..., que le dieron once oscar por una historia de amor pasada por agua...!). Vale, es cierto, pero ¿cuantas películas con similares ingredientes y técnicamente también impecables se han quedado en la parrilla de salida? Me cuesta mucho trabajo entender cómo es posible que un film tan mediocre como "Avatar" pueda generar semejante cantidad de público y que conste, que no quiero tratar con desprecio al elemento más importante de la industria cinematográfica (sin público, no habría cine). No entiendo eso fans enganchados a la película que necesitan verla una y otra vez para regresar constantemente al imaginario mundo de Pandora, que tampoco es que ofrezca demasiadas novedades. No lo entiendo. Tal vez, forzando la maquina, todo venga del descontento existencial, de la generación "Ni-Ni", que no encuentra o no le quiere encontrar motivos para hacer nada palpable y que encuentran en una película como "Avatar" un objetivo y un motivo por el que vivir, sin molestarse en buscarlo y en identificarse con él. El cine incita a la empatía, se da por su puesta y muchos, da la impresión, acceden encantados. ¿Será eso?

10 comentarios:

Tomás Serrano dijo...

Esta vez te doy toda la razón, especialmente cuando dices que no tiene nada emocionante. Para mí los hitos técnicos recientes han sido "Terminator 2", "Parque Jurásico" y "¿Quién engaño a Roger Rabbit". Todas tenían "algo más". No es el caso de "Avatar"...

Romera dijo...

Totalmente de acuerdo, es una pelicula que tiene un argumento muy simple, sin desarrollar. Para mi le sobre la mitad, es demasiado larga para tan poca historia.
En cuanto al éxito que ha tenido hay que decir que pese a todo es una pelicula atractiva visualmente y entretenida (para mi un poco larga).

Ramón Monedero dijo...

Ese es el problema de Cameron creo yo, ese "algo más", es un tipo demasiado frío, técnicamente impecable, pero apaga y vamonos.
Pero a mi la verdad es que pasada la primera media hora, la primera hora a lo sumo, empece a mirar preocupantemente el reloj...

Miguel dijo...

Me alegra verle de nuevo por aquí.

En aspectos creativos "Avatar" resulta demasiado simple, pero aún así consiguió entretenerme.

Un saludo.

Ramón Monedero dijo...

Afortunado tu Miguel, que te entretuvo...

Athena dijo...

¿Y lo mal que va a envejecer?

Miguel dijo...

Pues vistos vuestros comentarios sí que me considero afortunado. Saludos.

Ramón Monedero dijo...

Envejecer...! Madre mía!! Será entonces, definitvamente, cuando "Titanic" no nos parecerá tan mala...

Major Reisman dijo...

Buenas

Yo también coincido contigo en tu crítica a "Avatar". No entiendo como puede estar funcionando tan bien en taquilla y entre muchos críticos. Es una película de dibujos animados totalmente simplista. Auqnue también reconozco que me entretuvo.

Un saludo

yotrabajopordinero dijo...

Mariano Ozores también tiene constantes y, a excepción de José Frade y de la propia familia Ozores, creo que nadie diría que es un autor. Por otra parte,no hay más que pensar en las similitudes entre penes y pepinos de mar, o entre mejillones y vaginas, para darse cuenta de que hasta Dios se repite un poco. Un saludo.