domingo, 21 de marzo de 2010

Star Wars in Concert


No se me suele ver a mi en este tipo de concentraciones, más que nada porque en muchas ocasiones considero mucho más enriquecedor (y barato) ver una buena película, leer el periódico o seguir con el libro que tengo a medio. Pero se daban ciertas circunstancias que hacían una completa estupidez no haber ido. Primero el gesto que nunca olvidaré de mi buen amigo Antonio Rentero que me dijo más o menos tengo una entrada para Star Wars in Concert y está huérfana... ¡Para qué les voy a decir más! Segundo que ir a Madrid siempre es una buena idea y tercero, que escuchar a una orquesta tocando, no sólo los típicos temas de Star Wars, sino algunos que hemos repasado cientos de veces y que jamás hemos visto interpretar en director era una ocasión, probablemente única.
Cuando me acercaba al Palacio de los Deportes de Madrid lo primero que me llamó la atención no fue la kilométrica cola que me encontré, sino ¡¡las cuatro kilométricas colas que me encontré!! Por alguna razón no me esperaba tanta gente. Aunque como me dijo mi mujer si sumas a los cuatro freak de Murcia, los cuatro de Cuenca y así hasta llegar a los doce de Madrid.., pues eso, se juntan las 20.000 personas que allí nos congregamos. Quizá debería haberlo esperado, pero me hizo gracia ver, no ya a niños pequeños disfrazados de Darth Vader, Obi Wan o Luke Skywalker, sino a familias enteras disfrazadas de todos los personajes citados más la princesa Leia, Amidala, Han Solo, Qui-Gon Jinn, soldados de asalto, artilleros de la Estrella de la Muerte, soldados de asalto terrestres y hasta Cheewaka... Era todo un espectáculo la verdad.
Una vez dentro del edificio, las sorpresas continuaban. Resulta que habían tríado varios muñecos originales de las películas como el propio Cheewaka, Han Sólo congelado en carbonita, camisetas, llaveros, imanes, vamos de todo y todo, a precios muy poco populares. Me gusta el universo Star Wars pero no tanto...
Con diez minutos de retraso se apagaron las luces, el director hizo acto de presencia. Todo el mundo se olía lo que iba a pasar a continuación: la fanfarria de la 2th Century Fox y acto seguido, en una gigantesca pantalla aparece la leyenda Long ago, in a galaxy far, far away.... (con los cuatro puntos de rigor, no se crean, yo me enteré de esto hace poco) Y entonces la orquesta literalmente explotó en una de los temas más conocidos de la historia. No hubo mucho demasiado espacio para escuchar las primeras notas, porque el público explotó a aplaudir. Una vez terminado el tema, entró en escena la otra sorpresa de la noche, Anthony Daniels, el actor bajo lo metales de C3 PO. Con un ingles exquisito y formas de un actor formado en el teatro, Daniels hizo de oportuno presentador de cada uno de los temas.
Como era de esperar, y salvando Duel of the Fates, los temas de la última trilogía de Star Wars fueron digeridas por el público más que un aperitivo de lo que vendría después que otra cosa. Y es que no es lo mismo, ni las películas, ni la música (de esto ya hablaremos en otra ocasión). El auditorio casi se cae cuando terminó la pieza que presagiaba el que sería uno de los momentos álgidos de la tarde; la Marcha Imperial. Ahí sí que temblaron los cimientos del Pabellón...
Hubo entonces un inesperado descanso, habían tipos ahí con barriles a la espalda vendiendo cervezas y cubalibres de Ron (15 pavos, por cierto...). Ir al baño era inutil, había tanta cola como para entrar al concierto. Un botellín de agua costaba dos euros, en fin...
Según el discurrir de la música, los que estábamos allí sabíamos que ahora venía lo mejor. Y así fue; The Asteroid Field, Tie Fighter Attack o The Ewok Battle son sólo los ejemplos más espectaculares de esta segunda parte y de paso, la prueba irrefutable de que, por las razones que sean, John Williams estaba mucho más inspirado veinte años atrás que cuando la nueva trilogía se puso en marcha.
En suma, tarde memorable, música de primera, juegos de luces, una pantalla gigante con imágenes de las seis películas, un entorno disparatado, todas las franjas de edad disfrutando como enanos, más de uno marcando el ritmo con los pies, la cabeza, las manos, una copa! Irrepetible. Yo hubiera eliminado, es cierto las imágenes de la película y las hubiera sustituido por imágenes de la orquesta, que es al fin y al cabo lo que habíamos venido a ver. Ocurrió en un par de ocasiones, pero supo a poco. Pero por lo demás, apasionante.
De modo que ya para terminar esta fiesta freak os voy a dejar con un vídeo que me he tropezado por Youtube verdaderamente divertido. Se trata de un fan de John Williams que canta A capella algunos de los temas más populares de la obra de Williams con una letra inventada sacada directamente de La guerra de las galaxias. Sin desperdicio alguno, se lo aseguro. Pinchen aquí y disfruten.

6 comentarios:

Tomás Serrano dijo...

Uuuf... Yo no he ido a nada parecido, pero se me hace como un concierto de orquesta con música de los Beatles... pero yo no he ido.
Respecto al toque "serie B", me ha hecho mucha gracia el comentario. Efectivamente, habrás visto la falta de medios...

Ramón Monedero dijo...

Ese comentario a lo Beatles..., se de alguno que pondría precio a tu cabeza...
En cuanto a tu tira, era cojonuda y si, esa falta de medios se ve muy bien graias a lo básico de los dibujos, los trazos y el fondo... Brillante!

Miguel dijo...

¿Y qué te pareció la acústica del Palacio de los Deportes? Para lo nuevo que es, no me parece que esté bien acondicionado para este tipo de eventos, en los conciertos que he ido el sonido no era el idóneo.

Ramón Monedero dijo...

Bueno..., el tema de la acustica siempre es delicado. Desde luego no era el mejor escenario para un evento como este, pero también es cierto, que salvaron los muebles...

Tigretón dijo...

Je, je. Estaba en una boda (una de las tres que he tenido en el período de un mes, casi a fin de semana por boda). De repente, mi tocayo Rentero me manda un mensaje al móvil con una foto con un Darth Vader a un lado, y la escena del estrangulamiento a distancia (la de "su carencia de fe resulta molesta"). Casi no veía a la orquesta. Me tuvo que aclarar dónde estaba en un SMS posterior.

Me ha encantado el relato que has hecho del ambiente, de la música, de la orquesta... Para prostáticos como yo, veo que no iba el concierto ;-)

Por cierto, creo que los vídeos que "ilustraban" la música son los mismos que aparecían en el DVD extra que venía con la BSO del Episodio III (con el título de "Star Wars: A musical journey").
Te recomiendo busques en Youtube: A Empire Is Forged. Por cierto, aquí presentaba Ian McDarmid (Palpatine), y no Anthony Daniels.

http://www.youtube.com/watch?v=eyuzJ2o776U

Si ya ese DVD merece la pena, cómo no la va a merecer un concierto de ese tipo (acústica al margen). Espero con ansia un DVD sobre alguno de esos conciertos (o por ejemplo un DVD con un tema tocado en un sitio diferente, por ejemplo la Fanfarria inicial en Filadelfia, la Marcha Imperial en Madrid... y así)

Ramón Monedero dijo...

Si, en efecto, el concierto es una adaptación (media hora más corta) de "Star Wars: A musical journey" y en efecto, si el dvd merecía la pena, la verdad es que el concierto también..., de las buenas...