viernes, 10 de septiembre de 2010

"Especial" de Hal Haberman y Jeremy Passmore (2006)


Curiosísima película escrita y dirigida por la pareja de -antes guionistas- directores Hal Haberman y Jeremy Passmore que además viene protagonizada por uno de esos secundarios que cuando le dan un papel protagonista se desbordan. Atención a la propuesta argumental de "Especial" porque no tiene desperdicio. Michael Rapaport interpreta a Les, un tipo bastante gris del que se ríen con bastante facilidad que no tiene pareja y lo más parecido a unos amigos son un par de amiguetes que regenta una tienda de cómics. En efecto, Les es un apasionado de los comics que empieza a tomar una nueva medicación debido a su tendencia a la depresión. Pero entonces, Les comienza a experimentar cosas extrañas, escucha lo que otros piensan, puede atravesar paredes y si se lo propone puede hasta volar. En ese momento Les decide que lo mejor que puede hacer es convertirse en un superhéroe. Ahora bien, la gracia viene dada por el hecho de que en realidad Les no tiene ningún poder extraordinario. Muy al contrario, la susodicha medicación de marras no es que le haya dado superpoderes a Les, es que le hace creer cosas que no son.
La idea, de brillante, era muy complicado sostenerla y aprovecharla en todo su potencial. La intención de "Especial" es utilizar una premisa como la antes citada como el detonante dramático sobre la patética existencia del personaje protagonista. Y en este sentido, el film funciona a la perfección. Esbozando alguna que otra sonrisa, el espectador asiste al declive vital de un personaje perdido en su propia locura fruto de una total carencia de horizonte vital. Es cierto que Haberman y Passmore estiran demasiado algunas situaciones que hace tambalear el drama -la intervención de los "trajeados"-, pero en su conjunto "Especial" es una película muy coherente. Es por esta razón que al contrario de lo que he leído por ahí, "Especial" sea la mejor película que sobre cómics se ha hecho en Estados Unidos (ese papel es, hasta nuevo aviso es para "El protegido"), porque en el film de Haberman y Passmore utiliza la mitología del cómic muy por encima, únicamente como detonante, como excusa para escarbar en la conciencia de un patético personaje.
Pero lo que también es innegablemente cierto es que cuando uno ve "Especial" resulta imposible no acordarse de Kevin Smith y pensar que hubiera hecho el hilarante director y guionista norteamericano con una propuesta argumental como ésta. Porque no nos engañemos, la idea inicial de "Especial" y hasta su publicidad en el cartel de la película ("Leslie cree que es un superhéroe. El resto del mundo simplemente cree que es un superimbecil") apuntan a una dirección equivocada. "Especial" no es una comedia, es un dramón. Tiene algunos momentos, pero su interés no reside en explotar la particular visión del mundo que tiene Les, sino en explorar su interior. Cometido justo, loable y admirable donde los haya, no cabe duda. Pero después de ver "Especial" uno se queda con la frustrante sensación de haberse perdido una comedia endiabladamente divertida a la que "Especial" apunta, pero sólo apunta.
Es curioso porque la película está muy bien, pero sus intenciones, su puesta en escena, su música, sus formas en suma, se alejan lo máximo posible del hilarante potencial que como digo tiene su propuesta inicial. Tal vez por esto, las opiniones en general sobre "Especial" flirteen entre la decepción y la innegable brillantez que se puede apreciar sin demasiado esfuerzo en su metraje. O dicho de otro modo, vean "Especial" sí, pero esperen un drama y obtendrán alguna que otra inesperada carcajada que salpicará un producto muy prometedor.

4 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Creo que ese papel le va que ni pintado a Rapaport. Por lo que cuenta del personaje, es como el D.Quijote de los cómics.

Ramón Monedero dijo...

Si que es verdad que hay algo de quijotesco en el conjunto pero claro, por eso el Quijote es lo que es, porque recurrió a una cuestión que se reveló universal.

Tomás Serrano dijo...

Voy a intentar verla porque parece curiosa por lo menos...

Ramón Monedero dijo...

Por lo menos, curiosa es, sí.