jueves, 13 de agosto de 2009

"G.I.Joe" de Stephen Sommers (2009)


¡Agárrense a los machos!
Yo soy de la opinión de que un verano, no es digno de llamarse así, sin la degustación anual del blockbuster de rigor mandado por correo Express desde Estados Unidos para su ingestión masiva y su olvido aún más generalizado. Este año lo tenía decidido desde el principio. No me iban a tomar el pelo dos veces con "Transformer 2" y Stephen Sommers, tengo que admitirlo, me calló simpático con "Deep Rising" y "La momia", aunque con "El regreso de la momia" mi simpatía por Sommers se vió gravemente dañada, me entretuvo bien hasta la persecución por autobús en Londres, pero a partir de ahí... "Van Helsing" no me gustó en absoluto, pero bueno..., todos cometemos errores. Yo, a Stephen Sommers lo veo un poco a Roland Emmerich, un director simplón hasta decir basta, pero divertido y hasta con cierto clasicismo en su puesta en escena, no suelen imitar a Michael Bay y uno, generalmente se entera de lo que ocurre en pantalla.
Trágicamente, "G.I.Joe" se parece más a "Van Helsing" que a La momia". La película, que tiene el interés justo, no propone nada absolutamente diferente de lo que uno espera una vez arranca el primer fotograma. Su diversión, se limita a los cometarios del típico alivio cómico que cae gordo a los dos segundos y sus escenas de acción son las habituales aunque eso si, con mucho, mucho, mucho ordenador. Debido a esto último, yo suelo decir que el cine de Sommers es, fundamentalmente un cine plastificado, hueco, no ya porque no tenga fondo, sino porque no tiene sustancia, no tiene gracia, no tiene sentido.
Como en "El regreso de la momia", el único momento digno de mención de "G.I.Joe" es una disparatada persecución por Paris que pone la ciudad patas arriba que concluye con la torre Eiffel tirada por los suelos. Por lo demás, un cocido referencial de producciones de acción de los 80 y 90 con "La guerra de las galaxias" a la cabeza (ese villano sospechosamente parecido a Darth Vader, ese ataque a la base de los malos calcada del ataque a la Estrella de la Muerte y esa sucesión de acciones paralelas que aquí aburren poderosamente) y muchos tiros, explosiones y saltos por los aires. Vamos, lo que se viene conociendo como un pastel.