viernes, 23 de octubre de 2009

"Los sustitutos" de Jonathan Mostow. 2009


A mi esta película me ha dejado un par de cosas muy claras. La primera, que Jonathan Mostow, que era un directo muy simpático, artífice de entretenimientos tan sanos como sencillos como "Breackdown" y "U-571", y que desde "Terminator 3" lleva un caída en picado que "Los sustitutos" no hace más que confirmar. Y se preguntarán ustedes, ¿cómo he llegado yo a esta conclusión? Pues en el fondo es muy sencillo. Primero, Mostow era un director que escribía sus propios guiones. "Breackdown" y "U-571" no eran un prodigio de escritura cinematográfica, pero eran películas apañadas, bien construidas, bien articuladas. Y segundo, Jonathan Mostow es, o era, un director que filmaba con cierta percepción sobre el montaje. Esto además, es algo que se suele ver muy bien en las denominadas set pieces, es decir, aquellos momentos álgidos de cada película. Mostow filmaba con apego, con conocimiento de causa. Para comprobar esto, sólo hace falta comparar cualquier escena de acción de "Breackdown" o "U-571", con cualquier escena de acción de "Terminator 3" o "Los sustitutos". ¿Qué ha pasado entonces? ¿Qué extraño virus ha afectado a Jonathan Mostow? Pues bien, sin ser pitoniso, yo se lo diré? Hollywood. El Hollywod más peligroso.
Visto lo visto, tengo la impresión de que a Mostow le dieron un telefonazo después de comprobar que tanto "Breackdown" y "U-571" fueron películas muy majas y que por definición, no lo serían otras películas de Mostow. Ahora bien... Primer problema, a Mostow le dieron unos guiones hechos con un nivel del intervención, sospecho, que bien escaso. Y segundo y más importante aún, Mostow fue, filmó sus escenas, y se volvió a casa. Esto se puede comprobar con asombrosa claridad en la planificación de las escenas de acción. Las escenas de acción de "Breackdown" y "U-571" estaban muy filmadas, pero las escenas de "Terminator 3" y "Los sustitutos" parece que las ha rodado Perico el de los Palotes. No hay ningún tipo de intención narrativo ni muchísimo narrativa. Es celuloide positivado, sin un ápice de pasión, de interés de nada... Esas escenas no las ha podido filmar el mismo director de "U-571" o mejor aún, no las ha podido montar el mismo director. O dicho de otro modo, que tanto "Terminator 3" como "Los sustitutos" fueron películas en las que el director fue contratado por uno estudios para que rodara el film para que después fuera montada bajo la supervision de los productores y ahí termina la autoría del director de una película en el Hollywood más perverso.
Esto implica varias cosas. Que a este paso, Jonathan Mostow terminará filmando series de televisión, que dando luz verde a este tipo de proyectos, no me extraña que lo estudios estén en números rojos porque a ver, ¿qué tenía "Los sustitutos" sobre el papel?; a Bruce Willis, efectos especiales y un punto de partida interesante. Todo lo demás, créanme, es pura basura.

6 comentarios:

Tomás Serrano dijo...

Vaya, cómo la pones... A mi la de "Breakdown" me interesó, aunque empecé a verla con algún prejuicio. "Terminator 3" ya se sabía que iba a resultar un fiasco, pero me dejé llevar por esa persecución de la grúa. Respecto a "Los sustitutos", ni haré el intento, así que gracias por el aviso.

Ramón Monedero dijo...

Pues "U-571" es igual de maja, o quizá mejor conseguida incluso que "Breackdown". Y aún así, el momento grúa de Terminator 3 hubiera podido estar mejor si a Mostow lo hubieran dejado montar tranquilamente, porque es en escenas como esa donde se percibe la mano de hierro de un productor que hace meses mandó al director a casa.

Hernán dijo...

Completamente de acuerdo con tu post, y ni hablar de todo el potencial que había en la historia de Surrogates para que un director pudiera haber realizado algo más arriesgado, más personal. ¡Un punto de vista al menos! Pero no. Este costado perverso de Hollywood lo que hace es producir y masificar lo impersonal, como golosinas.

La escena de la persecución Willis/Chica a través de la ciudad es idéntica (en cuanto a la estética, el ritmo y el montaje) a la persecución en aquella otra basura llamada GI-Joe (de otro director que prometía mucho, pero sólo eso).

Saludos.

Ramón Monedero dijo...

En efecto, son escenas/películas en las que da igual quien está detrás de la cámara, porque parecen sacadas de un manual del perfecto manofacturador de Hollywood. Una pena...

Miguel dijo...

Me han hablado muy mal de esta peli.

Ramón Monedero dijo...

Y con razón...