miércoles, 22 de julio de 2009

Denzel Washington


El otro día, escuchando a uno de esos monologuistas que sueltan chistes más o menos ingeniosos sobre todo lo que se les pasa (le han escrito) por la cabeza, el hombre dejó caer un chiste sobre Denzel Washington que veía a decir algo así como Denzel Washignton es un buen actor pero está encasillado, siempre hace de negro... Más o menos graciosa, la verdad es que la ocurrencia tiene su parte de verdad. Denzel Washington parece ser algo así como un Tom Hanks pero en negro, una especia de talismán para la taquilla que rara vez falla y que siempre ofrece un perfil muy similar. Denzel Washington es un actor que siempre, matiz arriba, matiz abajo, siempre hace lo mismo, al menos, en su esencia. De bueno. No, de bueno, no, de santo, casi. A mi, la verdad sea dicha, Washington era un actor que me caía moderadamente bien hasta que lo vi en "John Q", un film, no sólo mediocre, sino que moralmente extremadamente discutible. Pero el caso es que Washignton aguantaba el tipo más allá de lo tolerable en un papel de hombre a un paso de la canonización según la óptica de Hollywood que al final, terminó por irritarme. Tanto bondad y tan discutible... Nueva prueba de lo que extremos se atraen.
Por tanto, Denzel Washington siempre hace de bueno y cuando se le ocurre hacer de malo, le dan un Oscar ("Training Day"). Ahora acaba de estrenar "Asalto al tren Pelham 123" que no he visto ni me preocupa ver, sabiendo que está detrás otro que también merecería capítulo aparte, Tony Scott, pero ya en el trailer se deja ver quien es el bueno (Washington) y quien el malo (Travolta). Más de lo mismo por el horizonte pues... Y todo, aún asegurando que ha tenido que engordar hasta legar a lo cien kilos.. Insisto, no he visto la película, pero como haya engordado para hacer lo mismo que es lo que me temo... Pero ya se sabe, en Hollywood queda muy bien eso de decir que un actor ha engordado o adelgazado para interpretar un papel desde que Robert De Niro lo pusierda de modo fundamentalmente a partir de "Toro salvaje".
Washington resulta por tanto un adorno que queda muy bien allí donde lo ponen pero que en el fondo, ha terminado por aportar muy poco al conjunto. El problema tal vez haya venido del hecho de haber frecuentado malas compañías, como Tony Scott, que lo ha convertido en su actor fetiche y de paso en una estrella -sensible- del cine de acción adrenalítico. Visto así, la verdad es que a Denzel Washington es como si lo hubiesen vaciado de contenido y lo hubieran convertido en un monigote cargado de tics y en última instancia bastante insufrible. Una pena.

5 comentarios:

Wunderk dijo...

Muy buena la comparación con Tom Hanks... nunca lo había pensado pero así es, sí.
Aún así... qué guapo que está siempre ;)

Miguel dijo...

He visto "Asalto al tren Pelham 123" y decir que confirman todas tus suposiciones, no recomiendo verla. Por si fuera poco, Tony Scott ya planea su próxima película y adivina quien está confirmado en el reparto, ¡bingo!. Denzel Washington me parece un gran actor, lástima que no busque otro tipo de proyectos.

Athena dijo...

Comentario políticamente incorrecto: como diría mi abuela, es un actor que es guapo en su raza.

Major Reisman dijo...

Buenas

Desde que se anunciaba esta película supe que la iba a ver en DVD si es que me animo a verla. Yo pertenezco a la generación que vio en la tele (no tenía edad para verla en el cine cuando se estrenó) la versión protagonizada por Walter Matthau y Robert Shaw. No es que fuera una gran película de acción sila comparamos con otras, pero tenía un algo indefinible de thriller al estilo "French Conection" que te hace recordarla con cariño y que te hace considerar que un remake actual lleno de fuegos artificiales es un sacrilegio del calibre que hizo el Gus van Sant con "Psicosis".

En cuanto a Denzel, pues coincido con Wunderk, es muy bueno el símil. Pero empiezo a plantearme si sabe hacer otra cosa.

Un saludo

Antonio Rentero dijo...

Athena, el comentario de tu abuela es de ovación y vuelta al ruedo!!! :-D

Ramón, lo malo de este remake... es que la primera estaba ya estaba muy bien, no se salía de la tabla pero aguantaba, muy acertada esa comparación con "French connection", Mayor... de este nuevo traspiés de mi tocayo Scott, y como suele decirse en otros casos "¿qué necesidad había?".