lunes, 4 de agosto de 2008

Los crímenes de Oxford


No había visto yo está película. Había odio eso si, dos cosas con bastante frecuencia. La primera, que gracias al film de Alex de la Iglesia y a "Mortadelo y Filemón. Misión salvar la Tierra", a la siempre frágil industria (¿?) del cine español le salían los números. La segunda cosa que había odio sobre "Los crímenes de Oxford" es que era muy mala. Así de duro.

La rumorología nunca ha impedido que un servidor mantenga su determinación de ver ciertas películas y es más, cuando las críticas negativas o positivaas se generalizan, mi interés por ver la película que sea aumenta porque por lo general, me mosquean esas películas que gustan o disgutan a todo el mundo por igual. Con "Los crímenes de Oxford" pasó algo de eso.

Sin embargo, tengo que admitir, y no sin cierto estupor que "Los crímenes de Oxford" es, cómo mínimo, un film decepcionante (no quiero imaginar lo que puede llegar a pensar Alex de la Iglesia si leyera esto y más aún de hombre que ve a los críticos como meros observadores que se limitan a lanzar dardos envenenados sobre lo que han hecho sin reparar tal vez en que, como dijo André Bazin, no puede haber un buen arte si una buena teoría, y sin crítica, no podría haber teoría....). Y tal vez, "Los crímenes de Oxford" sea un film irregular, tal vez sólo, porque ni el propio De la Iglesia se termina de creer lo que está filmando.

Una de las particularidades de De la Iglesia ha sido su facilidad para combinar determinadas tendencias muy propias del cine de Hollywood (los efectos especiales, la música de -el murciano y de lejos, lo mejor que hay en España componiendo música de cine y además, un tipo encantador en persona- Roque Baños, los tiroteos, las grandes aglomeraciones de masas corriendo despavoridas como posesos) con otras corrientes muy "nuestras", muy arraigadas a esa cultura de la España profunda. El combinado era curioso. Ofrecía las suficientes dosis de costumbrismo para ver en las películas de De la Iglesia un producto patrio del que sentirse orgulloso y al mismo tiempo complacer esa -para algunos, inconfesable- imperiosa necesidad de disfrutar ante un buen espectáculo.

Con "Los crímenes de Oxford" De la Iglesia se ha querido poner muy serio y no le ha salido el experimento. A mi me parece muy bine y necesario, incluso, que un director quiera ampliar horizontes por eso, "Los crímenes de Oxford" como tal, son un saludable ejercicio de estilo. Pero sigo divisando que la gran película de Alex de la Iglesia aún está por llegar. Tengo la impresión de que a De la Iglesia tiene un ligero problema a la hora de equilibrar todo lo que quiere hacer. Tienes muy buenas ideas, dramáticas y estéticas, y su universo es rico y prometedor, pero creo que necesita curarse en salud, filtrarse a si mismo todo ese torbellino de ideas e imágenes que fluyen en su cabeza y al que en ocasiones, es más difícil de lo que parece, dotarlas de orden.

4 comentarios:

Athena dijo...

Salvando muuuuuuuuuuuuucho las distancias, para mí es como el Tim Burton español: mucha parafernalia y todo se queda en nada. Ya sé que dirán que qué burrada de comparación, pero es lo más parecido que he encontrado.

Indiana Jones dijo...

Es posible, pero Tim Burton es tal vez, algo menos hueco. Las parafernalis del director de "Ed Wood" tienen una razon a veces estética, otras dramáticas, pero por lo general, es un tio algo más depurado que De la Iglesia. Creo yo...

Antonio Rentero dijo...

No sé, no sé... a mí de la Iglesia no me parece tan hueco... y no lo digo por su aspecto físico ;-)

Podría estar de acuerdo con Athena en cuanto a ser "el T. Burton español" pq ambos tienen un universo propio, una forma característica de plasmarlo, unas obsesiones peculiares, casi enfermizas, muy outsiders, y una estética personal e identificativa.

"L.c.d.Oxford" no me disgustó, recordemos que es una peli de encargo y creo que el único lastre pueda ser que el guión parte de una premisa tramposilla, pero creo que está hecha con un gran oficio y demuestra que Alex tiene un gran talento para llevar a la pantalla una peli con trazas de gran obra.

Como bien dice Ramón es posible que su GRAN peli aún esté por llegar, pero es que todavía es jóven y al menos no se ha perdido por el camino (de momento) como sí creo que le ha pasado a otras "prometedoras" figuras como Juanma Bajo Ulloa, Julio Medem, nuestro compatriota murciano Chumilla Carbajosa...

Y ¡que pijo! se le ven las tetacas a la Baitlin y al Frodo casi se le salen los ojos de las órbitas cuando se las ve venir... ¿qué mas queréis por 6 euros?

Indiana Jones dijo...

Con respecto a Frodo, desde luego, hay una cosa que "Los crímenes de oxford" me vino a confirmar, ya sin ningún atisbo de duda razonable, que Elijah Wood es uno de los actores más insulsos que co-habitan sobre la faz de la tierra, lo que no deja de ser una paradoja, que un tipo con esos ojos resulte inexpresivo. Me gustaba infinitamente´más cuando era un niño (¿os acordais de el en "Eternamente joven"?).
En cuanto a De la Igleisa, bueno, yo creo que si lo ponemos al lado de Burton se tambalea bastante el director español. Yo creo que De la IGlesia urge una cura de honestidad, ordenar un poco las cosas que le pasan por la cabeza (que son muchas y muy atractivas, de eso no me cabe duda) y aplicarlo todo con mesura y quilibrio, e-qui-li-bri-o!