martes, 9 de diciembre de 2008

Los tres padrinos


Como muy bien sabrán algunos colegas míos, recientemente me regalaron la portentosa trilogía de "El padrino", del no menos portentoso Francis Ford Coppola. Mi problema con la trilogía de "El padrino" siempre había sido que por lo general, había visto las películas muy espaciadas en el tiempo de modo que en ocasiones, me costaba valorarlas en conjunto y sobre todo, sumarme o no a esa voz generalizada que proclama que "El padrino. Parte II" es la mejor de las tres. Yo siempre, a este respecto, había procurado mantenerme al margen. Pero ahora, con mi flamante pack de no se cuantos discos he visto las tres películas en un espacio de tiempo lo suficientemente corto como para permitirme el lujo de entrar en detalles.
Hay una cosa que desde luego es obvia, y es la distancia, emocional, artística, dramática y narrativa de "El padrino. Parte III" con las otras dos películas. La última entrega de la saga de hecho, no oculta su naturaleza de film alejado en el tiempo hasta el extremo de que la película arranca precisamente con los decorados descuidados y abandonados de las dos primeras entregas, de la antigua residencia de los Corleone, mientras una voz en off, la de Michael nos dice ha pasado mucho tiempo. Sin duda Michael, demasiado, tanto como para que un Padrino III se quede colgado en el conjunto de la trilogía. Porque señores, ni tiene el guión de las dos primeras, ni tiene el reparto de las dos primeras, ni tiene ese tono de film añejo, cuya perfecta combinación entre las oscuras sombras del film noir y un inusitado costumbrismo dotaban a "El padrino. Parte I" y "El padrino. Parte II" de un insólito realismo y de una mirada distinta y muy valiosa sobre el mundo de la mafia ítaloamericana.
Pero lo cierto es que si nos centramos en los dos primeros padrinos, yo, tengo que admitirlo, me quedo con el primero. "El padrino. parte II" tiene grandísimos momentos, la entrada en escena de Robert DeNiro como Vito de joven es impagable, y la búsqueda de un topo en la familia Corleone nos brinda momentos de auténtica antología, como ese celebérrimo beso de la muerte que Michael le da a su hermano Fredo. Pero la primera parte me sigue pareciendo todavía muchísimo más redonda, más pulida, perfecta. Primero por la inmensa presencia (en todos los sentidos) de Marlon Brandon, un padrino con mayúsculas sobre el que Al Pacino, se queda un poco corto. El listó estaba demasiado alto, incluso para un Pacino ya con canas en "El padrino. Parte III". Además, creo que está mejor llevado y hasta me parece más interesante la cuestión esencial que aborda "El padrino", la forzada sucesión de Vito a manos de su hijo Michael, un sucesión a la que se ve empujado Michael por una cuestión de honor y venganza, una sucesión que le llevará a descubrir los orígenes de su familia, en el mismísimo Corleone, el pueblo siciliano que dio nombre a la familia. Una sucesión que además, se ve completada con ese portentoso plano que al final nos muestra a Michael, siendo besado por sus acólitos ante la atónita mirada de su esposa que ve como su vida de tranquila banalidad se desvanece ante sus ojos.
Por que en el fondo, y en la forma, la trilogía de "El padrino" trata sobre eso mismo, sobre la sucesión, ascenso y decadencia de la figura del padrino a la que le da forma Michael Corleone. El padrino del que se ocupa la saga es él. Una lástima que ese juego de vincular a la iglesia con los Corleone no llegará a cuajar en un film correcto pero insuficiente máxime, con los monumentales antecedentes que lo predecía.
Cosa curiosa, podríamos decir que a partir de "El padrino III" comenzó la decadencia sin paliativos de Francis Ford Coppola. "Drácula de Bram Stoker", "Jack" y "En legítima defensa" fueron las desiguales aportaciones del director de "Apocalipsey Now" y todo, sin haber visto aún "Youth without Youth" y "Tetro"...

5 comentarios:

Wunderk dijo...

Don Ramón, aunque hayamos puesto comentarios en el blog de Antonio Rentero, seguimos por aquí.

Muy buena entrada dedicada a Los Padrinos. Una trilogía que alcanza la perfección. Siempre considerada entre las tres mejores películas de todos los tiempos.

Según tita Wiki (como dice Ventimiglia, que me hace mucha gracia): "El Padrino fue escogida como la tercera mejor película en la historia cinematográfica americana (detrás de Ciudadano Kane y Casablanca) por American Film Institute. Posteriormente, fue escogida en la segunda plaza tras Ciudadano Kane. También ha sido nombrada en la primera posición en listas elaboradas por Internet Movie Database, FilmAffinity y Rotten Tomatoes, entre otras".

Como le decía a Rentero, lo difícil de la 2 y 3 era estar a la altura de la 1 y en ese sentido se consiguió. Es verdad que la tres tiene una estética algo (pero sólo algo) diferente, es lógico que se note que ha pasado el tiempo. Y Andy García está fenomenal, a veces creo que ha sido su mejor interpretación en el cine. Solamente Sofia Coppola estaba algo pasmarote en la película pero tiene ese encanto de haber participado hasta de bebé en la primera y segunda con lo cual era de justicia que el personaje de Mary Corleone lo interpretara ella.

Nunca fui demasiado fan de Diane Keaton. Pero es de esas actrices que he sabido valorar con el tiempo. También está fenomenal en la película.

Todos están estupendos. Pero de acuerdo con usted que a pesar de la rigidez que debía tener con el maquillaje Marlon Brandon está estupendo.

Y qué decir de la banda sonora. Es una de mis favoritas de todos los tiempos. La he escuchado millones de veces. Nino Rota es buenísimo. La balada del Padrino es de esas músicas que siempre que escucho se me pone la piel de gallina.

Antonio Rentero dijo...

La tercera está claro que nace del deseo de Puzo y Coppola (más este último) de seguir estrujando un poco la ubre ;-) pero creo que cierra perfectamente la trilogía... es muy ochentera estilísticamente, y claro que ese "look" no es ni tan atractivo ni tan encandilador como el de unas épocas más clásicas.

Precisamente anoche, viendo "RKO 281" con Javi, en la que las estancias, despachos (por no hablar de la mansión de Hearst) son deliciosamente evocadores cuando no directamente espectaculares, comentábamos ese impacto de los lugares lujosos pero tb esa riqueza de matices de los lugares humildes, como Little Italy o Corleone.

En "El padrino III" no es que el diseñador de producción se quede de brazos cruzados, ni mucho menos, pero es que ya no bajamos a bajos fondos, los escenarios ya son todos de lujo, los negocios ya están todos en la estratosfera y carecemos del matoneo primigenio, ahora todo es a lo grande, como comenzamos a intuir en las dos pelis anteriores cuando nos vamos a Las Vegas, Cuba o el lago Tahoe.

Sí que es cierto que la genialidad de la primera radica entre otras cosas en eso, en que es la primera, Coppola aún está en sus inicios y está todo por descubrir.

La historia es redonda, rotunda... pero yo las vi de seguido anteayer y no noté caídas de ritmo narrativas ni falta de pulso.

Sí que es cierto que la tercera se nota que han pasado 16 años desde la primera y que Coppola ya cuenta las cosas de otra manera, de hecho creo que más que nada se nota en la fotografía, menos "clásica", la iluminación pierde algo de calidez, el vestuario es evidente que es radicalmente actual... no sé, aspectos técnicos que se perciben levemente y que te pueden hacer pensar que se "despega" de sus antecesoras, pero a mi la linea de fondo de la historia me tenia atrapado y creo que al final eso es lo importante.

Ramón Monedero dijo...

Wunderk; ante todo, gracias por dejarte caer por aquí pese a la coincidencia de entradas, en el futuro este tipo de cosas habrá que cuidarlas más.
Esta claro que "El padrino" es una catedral, una cúpula del cine, dificilmente igualable. Por mil cosas y mil razones.
A mi la tres la verdad es que me chirría bastante. Por su "look", por su distancia dramática y formal de las dos primeras, etc...
Es verdad que andy Garcia está muy bien, pero también es verdad que Sofia Coppola es un poco pasmarote, y eso de que apareciera en las otras dos como bebé tiene su punto anecdótico pero yo en estas cuestiones, la justicia me la paso por... en fin...
Yo, sigo pensando que como Padrino, Padrino, Marlon Brandon. Y mira que Al Pacino es un actor tremendo pero en este sentido concreto, Marlon Brandon es mucho Marlon Brandon.
Antonio: como bien dices, la línea de fondo de la historia se mantiene si, pero todo lo que la envuelve, todo lo que hace que estemos ante cine, la iluminación, la planificación, el montaje, todo se queda un escalón por debajo de las dos primeras o como poco, resulta demasiado distinta a las dos primeras. Creo de todos modos que esto es algo que tanto Puzo como Coppola lo querían asi, lo buscaron así, de hecho "El apdrino III" empeiza rpecisamente con los decorados de la antigua mansión Corleone abandonados y casi en estado de ruina. Falta además, Robert Duvall cuyo papel no terminó de entender, en definitva, lo viene a interpretar, matiz arriba, matiz abajo, George Hamilton. En fin, que creo que "El padrino III" es una de esas secuelas injustificadas que mantiene la dignidad de las dos anteriores pero que también evidencia sus carencias.

Durandarte dijo...

Creo que no había más remedio que hacer esa tercera parte. Prescindo de intereses crematísticos y voy a la necesidad de ver a Michael Corleone envejecido y atormentado por la culpa. Lo que pierde en potencia (y es que los 70 tuvieron un voltaje único) lo gana en negrura, que en esta tercera parte alcanza cotas altísimas.
Coppola podría haber hecho como Erice, el más fabuloso realizador de películas no filmadas de la historia del cine español, pero intuyo que es de los que prefiere equivocarse por intentarlo que por dejarlo pasar.
Salud,

P.

Ramón Monedero dijo...

Si equivocar, se equivoca, y dejarlas pasar, también las deja, pero hay cosas como "Jack" o algunos momentos de "Drácula" que francamente no se donde situarlos. Si, es una pena, porque Coppola podría haber sido "el más grande".