miércoles, 2 de julio de 2008

El fin del cine ya está aquí


Esos dos tipos que ven en la imagen atienden al nombre de Jason Friedberg y Aaron Seltzer, y son los máximos culpables de una de las manifestaciones más lamentables del cine de la última década. Guionistas -es un decir- de la saga de "Scary Movie" y directores -es otro decir- de esa irritante tendencia de películas cuya única finalidad es parodiar -ahí va otro decir- el cine de más reciente éxito. Lo hicieron con las comedias románticas en su conjunto con la infumable "Date Movie", lo hiceron con la película de Zack Snyder "300" con "Casi 300" -está me evité el disgusto de verla- y volvieron a arremeter contra el cine, está vez, de aventuras épicas con la insoportable hasta la autofustigación "Epic Movie".

Ahora, estos dos impresentables -por ser moderado y no faltar al respeto a nadie-, están a punto de regresar al cine con otro alarido de vulgaridad fílmica repleta de originalidad como su propio título indica, "Disaster Movie", algo así como "Película de desastres".

Y bien, ¿dónde está el problema pues?, dirán ustedes. Pues de entrada en sus presupuestos. Le pese a quien le pese, estos insufribles productos cinematográficos suelen resultar bastante baratos. "Disaster Movie" ha costado 25 millones de dólares. Si, un despilfarro para lo que va destinado, pero poco dinero si es de Hollywood de lo que estamos hablando. Pero lo peor sin duda es que resultan películas rentables.

Canta a la legua que las películas de Friedberg y Seltzer son burdas copias de ese estilillo de humor descacharrante y absurdo inaugurado por el trío Abraham-Zucker-Abraham responsables de propuestas tan hilarantes como "Aterriza como puedas", "Top Secret" o "Agarralo como puedas". Eran películas que pilló a más de uno por sorpresa. La crítica no es que las adorara, pero entendían y hasta asumían su espíritu anárquico. No eran grandes películas, desde luego, pero no resultaban ofensivas.

El asunto comenzó a irse de trasto a raíz de, curiosamente, uno de sus más populares protagonistas, Leslie Nielsen comenzó una desconcertante carrera como actor cómico en una sucesión de películas cada cual más disparatada que la anterior que sólo aspiraban a repetir los éxitos del trío ZAZ. ¿El resultado? Largometrajes cada vez más infumables, insoportables y aburrido en los que, dicho sea de paso, poco o nada tenían que ver ZAZ. De esta etapa sólo salvaría de la quema a "Drácula. Un muerto muy contento y feliz" y eso porque estña dirigida por Mel Brooks, por más que no deje de ser un film mediocre. Pero cosas como "Despega como puedas" o "Vaya fugitivo" tendrían que ser utilizadas para enrollar salchichones y eso, siendo benévolos.

Pero insisto, el público, con timidez, pero el caso es que seguía respondiendo. Sin embargo lo de las películas de Friedberg y Seltzer ya se sale de madre. Son burdas y malas hasta la angustia. Su mero visionado debería estar penado y soportar su escasa media hora de duración supone un atentado de primerísimo orden a la inteligencia humana y a siglos de conocimientos, arte y ciencia.

Pese a todo, es posible que dentro de unas décadas, algún insensato se encuentre en una estantería polvorienta una de estas "Movies..." de estos personajuelos y se absolutamente incapaz de comprender la razón de su éxito o de su propia existencia. MALAS hasta la raíz, estas películas ofrecen lo peor a lo que puede aspirar la inteligencia humana y una extraordinaria pérdida de tiempo que no resulta recomendable en una existencia, que me han dicho por ahí, no es eterna.

Dicen que tenemos la televisión que nos merecemos y el cine que nos merecemos, que consumimos... La regla de tres es muy sencilla. Si estas películas dejan de dar dinero, dejarán de hacerlas. Fácil, ¿no? La verdad es que no....

9 comentarios:

Athena dijo...

Querido Ramón:
Cada vez que pillo "Aterriza como puedas" la veo porque me engancha. Es una pequeña obra maestra y sus parodias tienen gracia sin ser groseras y zafias, como las de los tipos estos de los que tú hablas. Además, tiene buenos actores secundarios, gags míticos y una música que ya quisieran algunas películas tener, obra de Elmer Bernstein. También me gusta la de "Top Secret", que sigue una línea parecida.
Que sí, que por no repetir tus palabras te digo que estoy absolutamente de acuerdo con todo este post. Lo triste es, como bien comentas, que encima les da dinero. Para echarse a llorar.

Indiana Jones dijo...

En efecto, hay que reivindicar pequeñas joyas de la comedia americana como "Aterriza como puedas" o "Top SEcret" (con música de Maurice Jarre que es otro que se las trae...) e iincluso, diría yo, hasta "Agarralo como puedas" aunque esta creo yo, fue en gran medida la detonante de lo que vino después.

Antonio Rentero dijo...

Si es que como dejan entrar a cualquiera al cine... y luego votan lo que votan...

Indiana Jones dijo...

No voy a entrar en temas demasiados espinosos pero eso que has dicho Antonio se presta a reflexiones muy duras y a mi modo de ver, muy interesantes.... (aclaración: que conste que no estoy sugiriendo ni por asomo, limitar la entrada de nadie al cine)

Antonio Rentero dijo...

Ya, sé que puede sonar fatal, pero lo siento, hay mucha gente con mala educación que va al cine creyendo que está en su casa.

Como por suerte para unos, por desgracia para otros, no se reserva el derecho de admisión en las salas de cine, yo opto siempre que puedo por escoger pases desérticos: un martes a las 5 de la tarde, un domingo a las 12 del mediodía...

E insisto, en cuanto tenga el proyector de video en el salón me van a ver aún menos por los cines.

Indiana Jones dijo...

Yo recuerdo una vez una crítica sobre un pase especial en Sitges de "El ejèrcito de las tineiblas" y el crítico -no recuerdo quien era- decía algo asi como "una película respetable ante un público no tan respetable". Si la verdad, es que a veces se pasan tres pueblos.

Antonio Rentero dijo...

Y ojo, que yo no sigo que en el cine haya que estar callado como puta en Semana Santa, al contrario, me encanta cuando el público aplaude o corea o rie con un guiño privado que el resto de la sala no pilla...

A mí lo que me molesta es que haya en el cine gente hablando de sus cosas, haciendo gracias, CONTESTANDO LLAMADAS POR EL MÓVIL (esto lo he vivido yo) y, agárrate que vienen curvas... FUMANDO!!!

Y no en el cine de verano, en la Sala B (al menos no en el cuchitril de la C) del Floridablanca... con dos cojones, para que aquello salga ardiendo y caigamos como chinches en el sótano aquel.

Indiana Jones dijo...

Hombre, como en Semana Sante no, pero rezando el rosario si. Yo lo que haría sería un test. Vamos a ver caballero, uested que va a ver "Kung Fu Panda", y acto seguido preguntarle "Cual es el último libro que se ha leido". Si contesta "Mi cuartilla de preescolar" pase usted y de ahí, para arriba.

Indiana Jones dijo...

que conste que no quiero minimizar el nivel cultrual de una peli de animación, jamás, pero evidentemente, mientras un largometraje de animación tipo Dreamworks puede ser disfrutado por TODO el público, existen ciertos prodcutos que, sin ánimo de parecer sectario, no es apto para todos los públicos. Está muy bien reir a rabiar y aplaudir pero no olvidemos que estamos ante una expresión artística y como tal, cada fracción de segundo que nos perdemos, es un -posible- momento de gloria desperdiciado.