martes, 2 de septiembre de 2008

Tom Cruise


Hace unos días leía un artículo en no se que periódico sobre la alarmante decadencia de la carrera de Tom Cruise. Entre afirmaciones personales acerca de su liderazgo a la Iglesia de la Cienciología y recordando episodios lamentables del actor como aquella disparatada entrevista con Oprah Winfrey, el artículo recordaba que el último gran éxito de Cruise había sido con "La guerra de los mundos", "hace ya más de tres años", aseguraba el periodista. Doy por sentado que el autor del artículo pasó premeditadamente por alto "Mission: Impossible III" que si bien, no fue el éxito que se esperaba para nada, se puede hablar de fracaso.

Pero lo que todo esto me hace sospechar es que a Tom Cruise se ha decidido odiarlo. Es algo así como lo que le sucedió a Kevin Costner cuando fue laureado con "Bailando con lobos", vilipendiado por "Waterworld" y ejecutado (es un decir) por "El cartero del futuro". Es cierto que Costner parece que dio la razón a sus enemigos con algunas de sus películas, pero si tenemos que se francos, Cruise no está haciendo lo mismo. Es verdad, que a un nivel personal Tom Cruise puede ser todo lo imbecil que uno quiera (yo ahí no voy a entrar) pero si somos un poco honestos, creo yo, Tom Cruise ha demostrado en más de una ocasión ser un tipo inteligente que sabe que proyectos elegir. Que quede esto bien claro, no me interesa ni juzgo la vida personal de Cruise, me puede parecer un mamarracho en sus aparciones públicas pero si es de cine de lo que queremos hablar, creo sinceramente, que se trata de un actor con posibilidades y además muy habil en su elección de películas en las que intervenir.

A mi de Tom Cruise no me interesan sus primeras películas alimenticias pensadas para forgar la imagen de guapo de los 80, entre otras cosas porque todas, son muy malas; "Risky Bunisess" (1983), "Top Gun" (1986) o "Cocktail" (1988) creo que las he visto una vez, creo..., porque sinceramente, a penas recuerdo nada. Pero su participación durante aquella época en películas como "Legend" (1985) y especialmente "El color del dinero" (1986) comennzaron a poner de manifiesto al menos una cosa, a Cruise le interesaba algo más que ser el guapo del cine de los 80. Después vinieron "Rain Man" (1988) pero sobretodo "Nacido el 4 de julio" (1989), un film comprometido, arriesgado, que ponía su imagen de guapo al borde del absimo y que además puso de manifiesto que Cruise, si se lo proponía podía ser un buen actor.

Y es que, lo bueno de Cruise es que ha sabido alternar producciones meramente alimenticias con películas más arriesgadas, insólitas casi, para una estrella de su calibre. "Dias de trueno" (1990) es uno de esos proyectos alimenticios, algo así como "Un horizonte muy lejano" (1992), una producción camuflada bajo cierto prestigio y ciertas aspiraciones que aunque bastante mejor que "Dias de trueno" se quedó en un quiero y no puedo. Pero bueno, Cruise "quería". "Algunos hombres buenos" (1992) siguió un poco la estela de "Un horizonte muy lejano", Cruise muy guapo eso si, ciertas aspiraciones, y alguna que otra nominación para largometrajes en el fondo, muy funcionales.

"La tapadera" (1993) de Sidney Pollack ya fue otra cosa y es el momento además en el que Cruise comienza a codearse con los grandes directores de Hollywood. Se ha ganado determinado prestigio y ha demostrado que no sólo quiere ser una cara bonita, aunque si lo puede ser mejor. "Entrevista con el vampiro" (1994) es un poco del estilo de "La tapadera", pero esta vez, de nuevo bajo un director de prestigio como Neil Jordan, Cruise se enfrentará a uno de sus mayores retos, interpretar a un peligroso vampiro. Algunos, incluido la autora del libro en el que se basaba el film, lo pusieron a caer de un burro pero lo cierto es que Cruise aprobó con nota su incursión vampírica, todo lo contrario que su compañero de reparto Brad Pitt, el verdadero bulto sospechoso e incómodo de la película (a ver, no tengo nada contra Pitt, pero este actor no pegaba en ese papel con esa ridícula melena, Pitt queda bien, pues en cosas com "Troya").

A partir de este momento Cruise ya tiene el suficinete prestigio y poder en Hollywood como para poner en marcha su propia productora y fabricarse el mismo sus propios prodcutos alimenticios. Nada que objetar, a estas alturas y como casi todos los actores de Hollywood, se lo merecía. Nace entonces la serie "Mission: Impossible" con tres películas que resultan francamente rentables en taquilla (las dos primeras más que la tercera es cierto, pero éxitos al fin y al cabo) con las que además Cruise -y esto lo honra-, pretende aportarles un sello personal a cada una. Brian de Palma en la primera (de lejos, la mejor de todas), John Woo en la segunda (también de lejos, la peor) y J.J. Abrams en la tercera (entre la primera y la segunda, aunque algo más cerca de la primera). Películas para el lucimiento de Cruise, es cierto, pero con un mínimo de interés por su peso específico cinematográfico. Desde luego, mejor iniciativa que cualquier película de Jerry Bruckheimer.

"Jerry Maguire" (1996) es un proyecto que le ofrecen a Cruise con tufillo a Oscar y que en más de un sentido pretende repetir el éxito de "Mejor imposible" que además, cuenta con un director irregular, pero interesante, Cameron Crowe. Cruise no lo duda, mete la cabeza en el film. A mi no me dijo nada, pero es una buena elección crítica y de taquilla. Entre esta película y "Mission: Impossible II" Cruise se permite participar en dos películas ciertamente insólitas, "Eyes Wide Shut" (1999) y "Magnolia" (1999). Cruise está en todo lo alto, triunfa en las taquillas y lo siguen nominado a los Oscar, la estatuilla dorada debe estar al caer, debió de pensar él. Después protagoniza un extraño giro, compra los derechos de "Abre los ojos", le da el proyecto a Cameron Crowe y le deja que haga lo que quiera. El resultado es "Vanila Sky" (2001), película apaleada en España pero que algún día deberíamos reconsiderar por encima de sus defectos (en mi opinión, lo asombroso de esta película es que aún calcando la trama del film de Amenábar, Crowe realizará una película completamente distinta, con aspiraciones e intenciones absolutamente diferentes. Y eso, hay que reconocerlo, es bueno).

Después Cruise, que hemos visto, no es tonto, se alía con Steven Spielberg y ambos filman "Minority Report" (2002), un notorio exponente de cine de acción adulto y tras un breve regreso a producciones funcionales como "El último samurai" (2003), que pese a todo, no recibió malas críticas, vuelve a aliarse con un director de prestigio para interpretar otro papel complicado, "Collateral" (2004). Vuelve a aliarse con Spielberg en "La guerra de los mundos" (2005) y se atreve con la comprometida "Leones por corderos" (2007) de Robert Redford.

Ahora Tom Cruise ultima "Valkiria" (en la imagen) de Brian Singer, de nuevo un film arriesgado, con un director de éxito y bien cosndierado ("Sospechosos habituales"). A lo mejor la película terina siendo una castaña, pero la empresa, bien merecía la pena. De modo que es posible que Cruise sea un descerabrado en su casa, yo no lo se, e insisto, ni me importa. Pero lo cierto es que de momento, el actor está demostrando que su sola presencia en un film es un mínimo de garantia. Un mínimo de calidad. Un mínimo. Y esto, creo que es verdad, por gordo que nos pueda caer el señor Cruise.

8 comentarios:

Tigretón dijo...

Buen repaso a la filmografía de este señor, muy bueno. Efectivamente no sólo películas por "ir de guaperas", y la de "Valkiria" habrá que verla (polémica y todo que lo ha sido) porque trata un tema para mí muy apasionante dentro (o paralelo) a la II Guerra Mundial: El atentado contra Hitler

Athena dijo...

Estoy de acuerdo en todo: a mí me da igual que sea un imbécil cienciólogo, porque lo que le pido es que sea buen actor y Cruise lo es. A mí me gustó mucho en "Eyes wide shut", tanto él como Nicole Kidman (que todavía podía gesticular).
"Valkiria" no me la voy a perder. Recuerdo que pensé que qué listo era Cruise cogiéndose el papel protagonista, pero es que es calcado al personaje real.
En cuanto al Oscar, pues se lo darán cuando las ranas críen pelo. Actores como Leonardo di Caprio o Edward Norton también lo ganarán cuando sean unos cascajos y hagan un papel facilón (discapacitado tipo "Rain man", cambio de look como Charlize Theron en "Monster" o ya en plan "homenaje" como hicieron con mi adorado Paul Newman).

Por cierto, que el Oscar de Dustin Hoffman por "Rain man" tendría que haberlo ganado John Malkovich por un papel totalmente contrario al de "Monster": en este caso es un tío feo que te convence y te hace creer que es un ligón (Valmont). Eso sí que tiene mérito y no coger 30 kilos y ponerte unos piños horribles.

Antonio Rentero dijo...

Pues si, hay que reconocer que otra cosa no, pero Cruise (de la mano de su "partner in crime" en la produccion, Paula Wagner) es si no inteligente, al menos listo, pq fracaso, lo que se dice fracaso, a sus espaldas no hay ninguno especialmente sonado (no hay un "1941" ni un "Waterworld"...).

Sobre sus capacidades interpretativas creo que la cumbre es su papel en "Magnolia", excepcional pelicula y excepcionales interpretaciones de Cruise, Hoffman, Macy... por no hablar de Julianne Moore!!!

"Valkirye" sera un exito, y personalmente tengo ganas de volver a ver como Spielberg se reinventa a si mismo como en la asombrosa "Minority report" y como Cruise le acompaña en la empresa... no tan fabuloso en "La guerra de los mundos" pero tb interesante.

Ramón Monedero dijo...

Hay que ver que sosa queda una entrada cuando estamos todos deacuerdo...

Nes dijo...

lo siento, me he empeñado pero Tom Cruise nunca me ha caido mal, y ahora que está de moda lincharlo, pues como que mejor.

Ramón Monedero dijo...

En efecto, es la moda. Lo peligroso es cuando nos empeñamos sin darnos cuenta en que en esencia, no nos caía mal nadie... Influencia de los medios..., ya se sabe...

Antonio Rentero dijo...

Claro, pq a fin de cuentas ¿a quien le cae mal de verdad Ana Obregon? ¿O Belen Esteban? ¿O Isabel Pantoja? ¿o...?

Ramón Monedero dijo...

Antonio, por gordo que nos pueda caer Cruise, que por lo vieto, no nos cae particularmente mal a nadie, no mezclemos a una actor, con lo más casposo de la España de segunda...