lunes, 17 de noviembre de 2008

"Giallo"


Como bien sabrán los aficionados al cine de terror, el maestro del horror italiano Dario Argento, se encuentra en estos momentos ultimando la que será su película número 22, "Giallo" (en la imagen su cartel promocional). También como sabrán los aficionados al género, "giallo" (amarillo o amarillento) es el término con el que se define a aquellas películas de terror de los años 70 en las que un asesino, generalmente, arma blanca en mano, rebanaba cuellos y extremidades por los, en principio, apacibles paisajes romanos. El término "giallo" viene del color amarillento de las páginas de mala calidad en las que se imprimían las novelas que servían de inspiración a este tipo de películas. Pues bien, en este terreno, uno de sus más ilustres representantes ha sido y en cierto modo sigue siendo, Dario Argento.
La última película que Argento anda terminado, tiene como título precisamente "Giallo" lo que confiere al conjunto cierto tono catedralicio, como si Argento quisiera culminar su aportación a esta variante del horror. Pero lo cierto y verdad es que Dario Argento lleva bastante tiempo sin dar pie con bola. Si bien es verdad que su episodio para "Master of Horror", "Pieles", no estaba mal del todo, si que era un ejemplo bastante alejado de las constantes más ricas y características del universo-Argento. El director de "Tenebre", siendo benevolentes, empezó a perder el norte con la llegada de la década de los 90, o dicho de otro modo, se empecinó en reincidir una y otra vez en aquellos elementos que le dieron fama internacional pero con un matiz añadido; ya no eran frescos o transgresores, en los 90 ya eran viejos y caducos, anquilosados y paralíticos. De hecho, esto ha sido así hasta tal punto y de tal manera que Argento es uno de esos curiosos directores que matiz arriba, matiz abajo, lleva haciendo la misma película 30 años.
Ahora, con "Giallo" el asunto amenaza con ser el mismo aunque eso si, Argento cuenta ahora con dos elementos diferenciadores a tener en cuenta. Uno, dos jóvenes guionistas ajenos al mundo de Argento, Jim Agnew y Sean Keller, dos hombres que también ha fichado John Carpenter para su acariciado proyecto "L.A. Gothic" y que podrían imprimir algo de aire fresco a una fórmula que como hemos dicho, Argento a exprimido más allá de lo recomendable. Y en segundo lugar, un reparto internacional romance rosa incluido, Adrien Brody y Elsa Pataky, además de Emmanuelle Seigner,
Mis mejores deseos para un Dario Argento porque virtudes, tiene este cineasta italiano. Hace poco volvía a ver "Rojo oscuro" y me llamó mucho la atención como Argento contrasta cierto costumbrismo romano con esa óptica adulterada de Roma, como hace que un mismo escenario provoque cercanía, realidad, y al minuto siguiente, intriga y pánico. Llama también la atención ese cuidado con el que Argento construye las escenas de suspense, como su cámara analítica, presta una especial atención por los objetos inanimados, pero cargados de significado y como Argento le gusta regodearse por la figura del cadáver, pequeñas y truculentas obras maestras de la barbarie humana donde el rojo escarlata, desempeña un papel fundamental.
Hay materia primera, la cuestión es que sepa aprovecharla. De momento ya hay un primer trailer que ciertamente, propone todos y cada uno de los recursos propios de Argento. ¿Será más de lo mismo?