martes, 8 de septiembre de 2009

"Encantada" de Kevin Lima (2007)


Como decía en la anterior entrada me encanta el cine musical y además, también el cine de animación. Por esta razón, cuando Walt Dsney anunció que dejaría de producir películas de animación tradicional sentí una profunda tristeza. Recuerdo que fui a ver su última película de animación tradicional casi como si de una ceremonia se tratase. Fui solo. Había niños, pero muy pocos al lado de cualquier producción Pixar. "Zafarrancho en el rancho" costó algo más de cien millones de dólares y en Estados Unidos recaudó sólo la mitad. Era un fracaso. Aquella película había sido la última oportunidad que Disney se dio a si misma para seguir adelante con el cine de animación tradicional o no.
Tal vez por está razón me causó una singular simpatía el estreno de "Encantada", especialmente por ese arranque en animación tradicional que recordaba a los mejores tiempos de la casa del tío Walt. Pero obviamente, la película iba por otro camino. La propuesta tenía si gracia, recurrir a todos los tópicos del cine de animación de Disney y para convertir la película en parodia. Tenía su gracia y su habilidad la idea, y más aún en unos tiempos en que esos mismos tópicos habían pesado a provocar cierta distancia entre el respetable que se había empezado a inclinar por otros tópicos, los del cine Pixar, que también los tiene.
De este modo, en "Encantada" ocurre lo impensable, una joven princesa de cuento de hadas recibe la maldición de rigor de la imprescindible bruja, sólo que en esta ocasión la maldición de marras no consiste en sumirla en un sueño eterno, sino en enviarla al Nueva York real del siglo XXI. El contraste ya se lo pueden imaginar. Giselle (Amy Adams), vive literalmente en un cuento de hadas, de modo que no tiene inconveniente en ponerse a cantar en mitad de Central Park ante la atónita mirada de los transeúntes o de pedir ayuda a los pajaritos para que le ayuden a hacer las labores del hogar...
Por esto digo que en el fondo "Encantada" es un film prototípico del Disney más clásico, porque bajo todas estas caídas que ponen en evidencia la ingenuidad de su recursos más habituales, habitan sin problema alguno todos y cada uno de sus tópicos, aunque estén situados en el mundo real bajo una cuidada tecnología en tres dimensiones, como ocurre al final del film con el espectacular dragón que casi destruye un edificio de la Gran Manzana. Hay baile, historia de amor con un inesperado príncipe azul, un ridículo caballero andante, una bruja (Susan Sarandon, nada menos), en fin, todo está ahí.
Y no es de extrañar, su director, Kevin Lima, era un formado alumno de los estudios Disney. Director del que tal vez fue el último éxito de Disney en el terreno de la animación tradicional, "Tarzan", Lima también había dirigido la simpática "Goofy e hijo" y la innecesaria y desesperada secuela "102 dálmatas". Lima por tanto conocía los resortes que dieron un nombre a Disney que para la ocasión, iban a ser trasteados a golpe de parodia. por contar, Lima contó con el ya legendario Alan Menken (una vez más soberbio, Menken es un tipo que no falla), antaño, imprescindible compositor de toda producción Disney autor de las BSO de los últimos grandes éxitos de la productora, "La sirenita", "La bella y la bestia", "Aladdin", "Pocahontas", "El jorobado de Notre Damme", "Hércules" y hasta "Zafarrancho en el rancho".
"Encantada" por tanto es, además de un perfecto film para los más pequeños también un agradecido vistazo para los más adultos a ese mundo Disney que tantas ilusiones creo y que hoy no puede o no sabe como mantener el tipo. Y además "Encantada" permite un disfrute adicional para los mayores, contemplar una suerte de parodia de ese mismo mundo que dio fama y éxito a Disney. No es ninguna obra maestra, pero es un film muy agradecido de contemplar que va algo más allá de su mera apariencia infantil que es seguro, habrá echado para atrás a más de uno.

6 comentarios:

Major Reisman dijo...

Buenas

Lo que me reí con el número musical de "Tareas del hogar". Dejo aquí el Link en youtube.

En cierto sentido sigue la estela de "Shrek" de desmitificar los cuentos de hadas. Pero está muy bien que haya sido la propia Disney la que haya hecho la autoparodia.

Un saludo

Ramón Monedero dijo...

Si, es verdad, la sombra de Shrek está ahí, es verdad, pero cuando un tópico sale de la propia Disney éste sale en estado puro y su reverso creo que tiene más gracia y hasta más mala uva incluso...

Wunderk dijo...

Yo me lo pasé genial viendo esta película. También me gusta mucho el número de las "Tareas del hogar".

Una delicia.

Ramón Monedero dijo...

Desde luego ese número es de antologia, casi tanto como ese momento en el que ella se pone a cantar en Central Park y su acompañante empieza a decirle ¡por favor, no cantes, no...!
Tiene una par de buenas caídas la películilla si señor...

Athena dijo...

La escena es buenísima, con ese toque a lo cuchitril de Joe, ja, ja. El resto de la peli, simpática autoparodia. como ya se ha comentado por aquí :)

Ramón Monedero dijo...

De vez en cuando, hasta en los entornos más impensables surge un halo de genialidad. Quien lo iba a decir...