martes, 22 de septiembre de 2009

"Superhero Movie" de Graig Mazin

Mi buen migo Pedro solía decir que como más cine se aprende es viendo malas películas. Porque según esa teoría, de ese modo veías lo que nunca se debía hacer... Dejando a un lado afirmaciones tan radicales como esta, lo cierto es que de vez en cuando, el cuerpo pide un encefalograma plano. Y nada mejor para semejante empresa que un film de humor de la calaña de "Superhero Movie". De todos modos, es películas de esta naturaleza, también existen sus matices, sus aciertos y sus defectos. Y la verdad sea dicha, asumiendo que clase de película es "Superhero Movie", el largometraje de Graig Mazin tiene más virtudes que defectos, algo que ateniéndonos a sus créditos podemos deducir por qué. Primero porque David Zucker, director de "Aterriza como puedas", "Top Secret!" y "Agárralo como puedas", verdaderos clásicos modernos del humor absurdo, es su productor. Y por qué aún más por encima de él, están detrás de Zucker los hermanos Harvey y Bob Weinstein, unos hombres coléricos pero que saben como moderar el humor zafío tan habitual en este tipo de producciones y que se procuran un guión con un mínimo de planteamiento, nudo y desenlace, tan escaso habitualmente en películas similares.
"Superhero Movie" es por tanto, una parodia, fundamentalmente de "Spider-Man", aunque también deja caer alguna que otra mención hacía producciones de éxito como "X-Men" o "Los cuatro fantásticos". Pero mientras largometrajes como "Skary Movie" o "Epic Movie" se fundamentan sobre inconsistentes referencias a los más recientes éxitos del momento, al menos "Superhero Movie" enlaza las referencias con un mínimo de sentido, de coherencia narrativa. Además, "Superhero Movie" también contiene sus chistes de trazo grueso -que no significa que no los tenga- y esos chistes protagonizados por afroamaericanos y su cultura que francamente, nunca he entendido que gracia pueden llegar a tener. Es más, "Superhero Movie" tiene algunas caídas francamente buenas en sus diálogos y hasta en determinados momentos visuales, como ese travellíng circular que se detiene ante el mareo de los actores...
En fin, una tontería donde uno puede pasar el rato echando unas cuantas risas sinceras, lo que no es poco, y una película con un mínimo de dignidad y sobre todo de respeto por la inteligencia del espectador. De todos modos, bien lejos quedan todavía aquellas maravillas esperpénticas del trío Zucker-Abraham-Zucker, y yo me preguntó por qué. ¿Por qué el humor es cada vez más disparatado e hilarante (lo que no tiene nada de malo) pero a la vez, resulta menos coherente, menos y peor hilado todo? ¿Por qué no se hacen ya comedias absurdas con un trama, y no se confecciona una parodia a partir de su historia, y no del hecho simple y directo de ridiculizar éxitos recientes? ¿Por qué? ¿Porque da más dinero? No lo tengo yo muy claro...