lunes, 30 de junio de 2008

El particular continuismo de la saga "Saw"


Bueno pues siguiendo con mi costumbre de despuntar, aunque sea con lo malo, hoy aquí no vamos a hablar de futbol. Puedo llegar a entender que "Saw", fuera en su día lo que los americanos llaman un sleepers, un éxito imprevisto generalmente acompañado de presupuestos bastante reducidos. Aquella película escrita y dirigida por un jovencísimo director (tenía 26 años cuando rodó "Saw") de origen malayo que atiende al nombre de James Wan, había costado la miserable cifra de 1,2 millones de dólares. Insisto, muy poco dinero para una producción norteamericana que terminó amasando más de cien millones de dólares.

Además, la película, por más que fuera una de las enésimas consecuencias/sucedáneos de "Se7en" de David Fincher, la película de Wan aguantó el tirón por su total y absoluta falta de prejuicios, por su conciencia de producto de serie B sin pretensiones, y sobre todas las cosas, por su celebérrimo final, vale la pena admitirlo, uno de los más sorprendentes del cine moderno con el permiso de "El sexto sentido".

Ahora bien, lo que vino después ya no lo entiendo tanto. A partir de "Saw II" la naturaleza del inventó cambió sustancialmente. Aunque James Wan aparece como prodcutor ejecutivo, su presencia en las sucesivas secuelas es más una artimaña de intereses económicos, que algún tipo de influencia creativa en el producto final. "Saw II" es, sin rodeos, muy mala. Realmente espantosa. Y a partir de esta película, la serie también inicia su temida andadura por la estética atronadora heredera del vídeo-clip más infumable, repleta de planos tan estridentes, como la`s propias tramas.

Yo me quedé por "Saw III" y sinceramente, creo que ya me vale. "Saw III", que también era mala hasta la angustia, terminaba hasta donde yo recuerdo con la muerte de su popular asesino, Jigsaw (Tobin Bell). No he visto "Saw IV" y no creo que se me ocurra pagar por ir a ver al cine "Saw V" -cuyo primer poster acaba de salir a la luz: http://www.imdb.com/media/rm3966867200/tt1132626- (aunque me conozco yo ciertas propuestas de ciertas compañías que me han llevado a algunos estrenos ciertamente inquietantes). Pero tengo que admitir, que me llama poderosamente la atención el fenómeno "Saw".

Cuando una de estas películas se estrenan, la crítica en general, arremete contra ellas por el regusto que estas películas tienen por el sufrimiento ajeno, por la inexplicable venta que estos films hacen de la morbosa atracción que a algunos le produce la violencia. Pero vamos a ver una cosa. Es lícito que la crítica arremeta contra estas películas porque son meridianamente espantosas, pero no creo que haya que atacarlas por el uso que hacen de la violencia dado que, creo, entraríamos en un peligroso terreno. Porque entonces, ¿hasta donde sería lícito usar la violencia con fines artísticos y/o comerciales?, ¿quién establecería el límite?. Estoy seguro que muchos colectivos puede que consideren una película como "El silencio de los corderos" como depravante, de modo que no creo que sea una buena opción criticar el uso de la violencia por banal que resulte.

El cine gore por ejemplo, utiliza la violencia con un medio de expresión cercano a lo cartoones, absolutamente disparatado, obviando en muchas ocasiones su propia esencia y reconvirtiéndola en una espectáculo. Podrá gustar o no gustar este tipo de expresión, pero desde luego, no creo que sea bueno estimular su censura.

Desde luego que todo esto puede degenerar en un problema, pero no por culpa del cine. Si un tipo entra en una sala con una ametralladora y en mitad de la exhibición de "El padrino III" se lía a pegar tiros como de hecho ocurrió en su día en Estados Unidos, la culpa no la tiene la película, como aseguró el asesino, porque él ya había entrado al cine con una ametralladora... El cine, como el arte en general, o hasta el espectáculo, creo yo que puede explotar el sexo y la violencia -siempre ficticia- hasta los extremos que considere oportuno para sus fines. Una película como "Saló" de Passolini resulta un largometraje ciertamente grotesco, dificilmente soportable, pero siempre seré yo quien decida ir a verlo y seré yo quien decida terminar de verlo o abandonar la sala en mitad de la proyección. Es lo que se llama libertad.

Esto no quita claro está que se diga y hagan verdaderas barbaridades en nombre del arte y de paso, del cine, pero ya es el juicio de cada uno el alimentar o condenar esas propuestas. Yo por ejemplo, condeno la saga "Saw" (de la segunda en adelante), pero porque me aburre, porque su uso de la violencia me parece tan zafio y agotado en si mismo, que no provoca un ápice de inquietud. Es decir, el uso de la violencia en las secuelas de "Saw" fallan estrepitosamente porque no generan ninguna reacción en el espectador curtido en este tipo de cine, salvo el aburrimiento. La violencia no se usa en la saga "Saw" como un medio para la parodia, la banalización, la condena, la tolerancia, la humanización, el terror, no, la violencia en las secuelas de "Saw" es violencia por violencia. Sin pretensiones, sin intenciones, sin objetivos, sin nada. Basura.

4 comentarios:

Tigretón dijo...

Rentins hizo un comentario sobre "Saw III", cuando el personaje principal pregunta donde está, dijo: "En una mezcla entre la "Matanza de Texas" y "Mar Adentro"", (comentario jocosísimo para la pasada edición del Maratón)

Recuerdo también que Isabel, irónicamente dijo esa madrugada, que no encontraba el "concepto del personaje" del maligno Jigsaw :-)

La película (Saw III), al menos para mí, es una exaltación sin sentido de la tortura, de la salvajada retorcida, y efectivamente aburre porque sabes que es una contínua sucesión de "jueguecitos" del señor Jigsaw: "Fulano, te has portado mal en tu vida anterior, y ahora vas a pagar por ello, pero antes vamos a jugar a un juego...", escena de los más escabroso y desagradable y "Fulano" "listo papeles", como dicen en mi pueblo, porque sabes que, haga lo que haga el tío, "palma", y hala a seguir así hasta que casi se agote el metraje...

Personalmente, puestos a terror, prefiero el psicológico, y no la tomatina y la casquería baratas (aunque sé que hay gente que le gusta)

Por favor "Saw IV" para Maratón '08(está cerca, lo sé) no.

¿Y además de la IV, Saw V? ¿Qué hacen? ¿Una precuela? ¿El hijo de Jigsaw y su aprendiza? ¿El que se muere en la III es un clon?

Ramón Monedero dijo...

No se si será una precuela o no pero has visto el poster?, está en el enlace que he puesto... Me suene ha colgado que sigue las andanzas del Jigsaw ese y se coloca su cara...
En cuanto a "Saw IV" para el maratón..., admitiras, que sería lo suyo....

Antonio Rentero dijo...

Pues, como decía Josefina a Napoleón, "yo me las trago todas".

¿Malas? Sí. ¿Innecesarias? Tb ¿Reiterativas? Claro ¿Vacías? Ya te digo. ¿Truculentas? Lo que más.

¿Qué más se puede pedir?

Indiana Jones dijo...

Ay!, hemgoblínico amigo Rentero. Pero si en el fondo tu sabes como yo que me fumo lo que me pongan por delante. Eso no quita, que no sepa lo que estoy viendo y que creo, sepa valorarlo en su justitia medida. En todo caso, tengo que admitir que "Saw II" me aburrió poderosamente y "Saw III", no recuerdo gran cosa, tal vez, porque me dejó indiferente. Pero tengo que admitirlo, vería -en casas, eso si, o en el maratón- "Saw IV", pero por una inexplicable curiosidad morbosa no de más litros de sangre (eso me importa un bledo), sino por conocer que nuevo disparate narrativo se les ha ocurrido a su respponsables. Con suerte, hasta nos podemos reir un buen rato....