martes, 20 de enero de 2009

Cine presidencial


El cine -y por lo visto, nada- puede ser ajeno a lo que va a suceder hoy en Estados Unidos salvo que uno esté habitando en Marte. George W. Bush abandona tras ocho años la Casa Blanca y en su lugar toma el relevo Barack Obama. El cambio no puede ser más radical, pasamos de un republicano a un demócrata, de un blanco a un negro, de un hombre de 62 años, a otro de 46, de un pistolero forjado entre los estereotipos texanos, a un norteamericano nacido en Honolulu hijo de inmigrantes y raíces musulmanas, de un hombre que diferencia el mundo entre buenos y malos a otro que está dispuesto a sentarse a hablar con último Satanás de la factoría Bush, Mahmud Ahmadineyad.
Las televisiones, muy listas ellas, además de especiales informativo, conexiones en directos, reportajes especiales y demás parafernalia mediática, han dejado (y van a dejar) caer algunas perlas cinematográficas que vale la pena tener en cuenta. Por ejemplo, ayer lunes 19 de enero, Cuatro emitió un interesantísimo film, "Muerte de un presidente" de Gabriel Range (en la imagen). La película es un falso documental que especula sobre un magnicidio, el de George W. Bush. Yo aguanté estoicamente para verlo y poder comentarlo hoy, pero el asunto es que no se quien fue el listo que propuso en la cadena privada emitir un film tan jugosos un lunes a las 00:00 cuando al día siguiente, los que aún no hemos pasado a engrosar la cada vez más hinchada lista de paro, tenemos que madrugar, en fin..
El caso es que "Muerte de un presidente" se engloba en dos variantes distintas del cine norteamericano de la era Bush: por un lado, el resurgir del cine documental por obra y gracia del incendiario Michael Moore, que además propició algunos experimentos ciertamente curiosos como "CSA. Confederate State of America" de Kevin Willmott que especulaba sobre cómo sería Norteamérica si el sur hubiera ganado la guerra de secesión americana. Y por otro lado, la película de Range se suma a esa corriente de largometrajes destinados a alimentar la demonización de George W. Bush, una iniciativa capitaneada por el incendiario Michael Moore.
De hecho, dentro de esa corriente de demonización, la última propuesta ha sido sin duda "W", de Oliver Stone, como sabrán los que me conocen, uno de los largometrajes más esperados por un servidor. Pues bien y ATENCIÓN, resulta que de forma absolutamente insólita y dentro de la programación especial prevista por Televisión Española, La 2 de TVE estrenará está noche el film de Stone a las 22:00 horas de forma exclusiva. El asunto tiene su aquel, porque es la primera vez que ocurre algo así y en tan breve espacio de tiempo. "W" aún no se ha estrenado en salas españolas y visto lo visto, quizá no lo haga jamás. ¿Por qué? Fundamentalmente su pobre recaudación lo que de todos modos no explica como un film de Oliver Stoner y plagado de estrellas (Josh Brolin, Elizabeth Banks, James Cromwell, Richard Dreyfus, Scott Glenn, Thandie Newton u Noah Wyle entre otros) por escuálida que haya sido su respuesta comercial no ha llegado (y veremos si llega) a una sala de cine de España. La noticia es por lado buena, es como si mañana pasaran en abierto por TVE 1 "Gran Torino" de Clint Eastwood. Es mala, porque al fin y al cabo una película debería verse en una pantalla grande en una sala de cine de modo que tal vez, debamos esperar a que las filmotecas respondan y la programen en los próximos meses.
En cualquier caso, la llegada hoy de Barack Obama a la Casa Blanca va a redefinir también el pulso del cine en Hollywood. Si Ronadl Reagan creó a John Rambo y George W. Bush el miedo a todo lo ajeno a Estados Unidos ("Hostel" por ejemplo, es precisamente eso), Barack Obama sin duda, moldeará un Hollywood diametralmente distinto al parido por George Bush. ¿Cuál? Para eso, habrá que esperar.

7 comentarios:

Tigretón dijo...

Hace tiempo que me gustaría ver "CSA. Confederate...". Me gustan ese tipo de películas (o libros), de historia alternativa. Es como el caso de "Patria", protagonizada por Rutger Hauer, que especula con lo que habría pasado con una victoria nazi en la II Guerra Mundial, ante la pasividad de Estados Unidos (que ignora incluso el Holocausto), curiosamente gobernado en los 60 por el Presidente Kennedy (pero no JFK, sino Kennedy padre, Joseph)

En cuanto a lo de "W" a las 22.00 horas, no sé si aguantaré... la publicidad es insufrible (y además tengo el vídeo hecho un asco). Por cierto, hace menos de un mes en Telemadrid pusieron "Sangre de Mayo" de Garci, película que apenas se ha visto en cartelera (por estos lares no, creo yo) y ya te la "sueltan" en televisión.

Ramón Monedero dijo...

Si, me suenta haber visto "Patria" en algún vídeoclub pero Rutger Hauger, hace tiempo que es sinónimo de película mala. De todas formas sin un día me la tropieza, al menos, empezaré a verla.
"W" a las 22 es una hora cojonuda además, se extenderá como mucho a las 00.30 que es en la 2 y allí, la publicidad no es tan cargante como en Antena 3. Lo de "sangre de mayoi" si, fue una pena no haberla visto, lo hubiera intentado tambí´ne, aunque sospecho que para ponerla a parir, jejeje...

El chache dijo...

A mi me gustan las pelis de politiqueo.
Tipo Nixon, JFK.
Un saludete

Ramón Monedero dijo...

A mi también pero dicen que "W" es más floja. "Nixon" es brutal y "JFK" una obra maestra absoluta y definitva, le sobra un pelin de "panfelitismo" pero por lo demás, grandiosa.

Tigretón dijo...

Ví "Patria" a ratillos, en mis descansos de estudio de oposición a Notario (que en los últimos años se prolongaban muuuucho), en Canal Plus. Ni fú ni fá. La novela dicen que está bien. A mí me gusta por lo que se plantea. Al igual que me atrae como te digo "CSA". Ya se sabe que el mejor papel de Rutger Hauer es del replicante Roy Batti en "Blade Runner", nada más.

"Sangre de Mayo"... Seguro que hubieras puesto a parir la película de Garci. Es lenta como ella sola. Esperas ver la revuelta popular, la carga de los Soldados Mamelucos, los fusilamientos de La Moncloa y de la Montaña de Príncipe Pío (reflejados por Goya). Creo eso es al final de la película, yo no llegué. Se pasa con el retrato social (con la excusa de que sigue los "Episodios Nacionales" de Galdós), con la historieta del criado enamorado de la costurera madrileña que se marcha a la Corte. Me quedé en el Motín de Aranjuez, y me fui a dormir, no aguantaba más. Una pena porque si lo que hicimos los españoles con Napoleón lo hubieran hecho los americanos... ¡lo que pasaría en el cine! (No hay más que ver lo que ha pasado con "El Álamo" y David Crockett y cía.)

En cuanto a "JFK" coincido contigo, ya lo habíamos comentado en otra entrada. Hasta la banda sonora es estupenda. La ví dos veces en el cine (la primera en el Rex, la segunda en el Floridablanca C, aquella minisala que parecía un salón de casa, con pantallita)

David Kow dijo...

lo que yo no entiendo es de qué va oliver Stone, antes un removedor de conspiraciones varias... y ahora un defensor del señor Bush. Por no hablar de lo que hizo con World Trade Center (película con una primera media hora estupenda). Además el fracaso de "W" se debe más a que a la película se le notaba demasiado (digo esto sin haberla visto, claro) que era un intento de lavado de cara por parte del ahora ex-presidente...

Ramón Monedero dijo...

David: aún no he visti "W", pero francamente, dudo mucho que la pelicula se un lavado de cara de Bush. En cuanto a World Trade Center yo lo veo como una prueba de fuego a la que Stoner se atrevió, algo así como un tripple salto mortal, en donde se impuso abordar un tema terriblemente complejo y político, sin entrar en esa cuestión y centrándose en el aspecto humano. Puede ser una apuesta todo lo discutida que se quiera, pero como tal tiene su mérito. En cuanto a W, la entrada de mañana ira de esa peli.
Un saludillo.