lunes, 26 de enero de 2009

"El caballero oscuro"


No había visto yo esta película laureada y aplaudida a rabiar. Tenía que verla, era una cuestión vital. Al menos eso parecía a tenor de las críticas y opiniones que ha generado el film de Christopher Nolan. Yo vaya por delante, excepción hecha de "Memento", que me parece una película redonda por varias razones, el aplauso generalizado que ha provocado en la mayoría de los casos el cine de Nolan siempre me ha resultado un pelín desmedido, tal vez por una cuestión personal si quieren, y es que no me gusta como filma Nolan. El director de "Insomnio" es uno de esos realizadores que debe de rodar un diálogo entre dos personajes con 20 cámaras para luego ver cómo lo montamos en la sala de montaje. No hace falta ser ningún experto para percatarse de esto, sólo hace falta contemplar con un poco de atención extra casi cualquier película de Nolan, y digo casi porque por fortuna, "El caballero oscuro" es un film mucho más contenido en este sentido y eso se agradece aunque eso si, seamos sinceros, la película está lejos del dominico escénico de pongamos por caso John Mctiernan o James Cameron en sus escenas de acción, y de la medida planificación construida en función del montaje de un Steven Spielberg sin ir más lejos y a ejemplos más extremos.
Luego, también, si somos un poco honestos, creo yo, que a "El caballero oscuro" no le habría pasado nada si le hubieran recortado unos minutejos por aquí y por allá. Pasan demasiadas cosas en el film y dudo mucho de que todas sean indispensables para contar la historia. Sin ir más lejos, el personaje de Dos caras hubiera quedado fenomenal para una secuela de Batman pero su aparición y desarrollo en "El caballero oscuro" hace por un lado que el personaje sólo quede esbozado y por otro, caer en uno de los defectos más generalizados del actual cine de superhéroes como es embotar las películas de villanos. En este sentido, "Batman Begins" me parece una película más equilibrada, más redonda.
En cualquier caso, lo que está fuera de toda duda es la madurez de los planteamientos de Nolan como cineasta y en ese sentido, "El caballero oscuro" resulta una muestra formidable. De hecho, lo que más me llamó la atención es que para ser una película filmada en el año 2008, resulta u largometraje profundamente post-11-S. Me explico. Hay varias imágenes que muy bien podrían haber sido insertadas en el devastado escenario del World Trade Center, con escombros humeantes y el perfil de Batman aterrado ante el horror; el estado de emergencia que genera la amenaza del Joker con media Gothan (en realidad, Chicago) tratando de huir de la ciudad y con el ejército y la policía tomando las calles, no se diferencia demasiado de aquel estado de excepción que tomó la Gran Manzana hace seis años; y el propio heroísmo que encarna Batman, no dista demasiado de la figura de George W. Bush (el interrogatorio del Joker a manos de Batman es, se mire por donde se mire, tortura aquí y en Guantánamo), cuando James Gordon (Gary Oldman) afirma al final de la película que Batman no es el héroe que la ciudad quiere, es el héroe que la ciudad necesita, un vengativo reflejo de la sociedad norteamericana utilizado como chivo expiatorio perfecto para ser demonizado y de paso exorcizar las pesadillas que acosan a todo luchador por la libertad (según los Estados Unidos) condenado a matar y a ver morir a los que le rodean por sus acciones. Batman es repudiado y convertido en una amenaza porque Estados Unidos necesita eso, al verse incapaz de aceptar que la justicia también mata, a los malos y también a los buenos. Incluso esa actitud de confraternidad y valentía que une a los pasajeros de dos ferrys, obligados a elegir entre ellos u otros que se resuelve con la complicidad mutua de no elegir entre morir y matar, tiene mucho que ver con ese sentimiento que el 11 de septiembre de 2001 inundó las calles de Nueva York y la geografía de los Estados Unidos al completo.
Como ya ocurriera en "Batman Begins" este nuevo hombre murciélago ha ganado en realismo y ha perdido en teatralidad, sus propias apariciones distan mucho del operístico modo en el que Tim Burton presentaba al héroe en los años 80, en favor de una entradas mucho más secas y directas, a veces incluso, es sólo una voz (muy bueno el detalle de distorsionarla) que se cuela en mitad de un diálogo, nada de fanfarrias (la BSO de James Newton Howard y Hans Zimmer debe resultar bastante dura de escuchar en solitario...) ni de vistosas entradas en escena.
Y en cuanto a Heath Ledger, estarán conmigo en que si no fuera por su trágica muerte, su interpretación no habría pasado de redonda, pero sin excesivos entusiasmo. No hay nada que reprocharle a su caracterización, perfecta sin más, en la piel de un psicópata que tiene la facultad de caer simpático al espectador (todo lo contrario que, por momentos, Batman) tal vez porque ejemplifica muy bien toda la anarquía y toda la explosión de violencia que hombre normal, el que todos los días va a trabajar y lleva a sus hijos al colegio, acumula en su interior forzado por una convicciones sociales aunque también, morales, un elemento este último, que nada tiene que hacer en una mente tan desquiciada como la de este Joker de Christopher Nolan.

9 comentarios:

Nurit dijo...

Ramón, te he mandado un email preguntándote si te ha llegado el paquete. Si me has contestado no me ha llegado nada. Gracias.

Monederosdepapel.

El chache dijo...

A mi El caballero oscuro me parece una pelicula redonda.
Me parece que Heath Ledger tendria el mismo reconocimiento por su papel aunque no hubiera muerto.
Pero has hecho una critica muchisimo mejor escrita y argumentada que muchas que he leido en los periodicos.
Un saludete

Ramón Monedero dijo...

Ya sabía yo que esta opinión no iba a casar con todos, en cualquier caso, muchas gracias por tu consideración general sobre mi crítica Chache.
Un saludo.

Tigretón dijo...

Pues me pasa lo que te pasaba a tí. Imperdonable pero me cogió en pleno verano. La tengo pendiente de ver. Y ya he descubierto el rostro de Dos Caras (uno de los secretos mejor guardados, pero desvelado para mí por Youtube). Estoy haciendo recopilación de DVD's este mes. Así que... no sé si merecerá la pena que la compre... Por los comentarios (vuestros y generales) parece que sí.

Nurit dijo...

Hola Ramón, te he escrito un email con la forma de pago,pero como no sé si te llegará (viendo la trayectora de los anteriores...), te aviso por aquí. Si no te ha llegado tenemos que buscar otra forma de ponernos en conctacto, como otra dirección de correo, por ejemplo.

Gracias!

Wunderk dijo...

A mí me gustó mucho la película y también me gustó Heath Ledger. Probablemente sea la película de Batman que más me ha gustado.
Ahora bien, no sé hasta qué punto si no es por su trágica muerte le hubieran dado el óscar en circunstancias normales.
Si se lo dan me parecerá estupendo porque la verdad es que era buen actor y lo hacía fenomenal.

Hernán dijo...

La película es excelente, pero no coincido con tu punto de vista acerca del personaje de Dos Caras. A mí su inclusión me resulta imprescindible para entender el sentido general de la película y para entender, además, de qué forma Nolan vuelve imposible lecturas lineales del tipo "bueno vs malo" o relacionadas con el terrorismo y el estado del mundo post torres gemelas. Te invito a leer una nota que escribí en mi blog cuando se estrenó en cines.

Saludos!

Ramón Monedero dijo...

Antes de nada Hernán, formidable tu artículo, me ha gustado mucho y de haberlo leído antes, quizá, me hubiera pesnado más algunas cosas. En cualquier caso no se por qué no he añadido tu blog a mi lista; ya esta hecho.
De todos modos, creo que el asunto se prestaría a una jugosa tarde entre cañas y una apasionante conversación sobre el tema. Es cierto que Dos caras supone un punto medio entre Batman y el Joker, una visagra entre la justicia y el caos (y no entre el bien y el mal) sostenida por un mecanismo tan cruel como el azar.
De todos modos, sus interesantes apuntes y sus apasionadas relaciones, no impiden que a) la inclusión de dos caras se sume a uno de los defectos más peligrosos del cine de superhéroes, la acumulación de villanos. sin duda en The Dark Night el asunto se lleva con mucha más dignidad, pero una cosa no quita la otra. y b)que yo personalmente me quedo con las ganas de ver como se desarrolla un personaje como dos caras. Es cierto que en The dark night el asunto se solventa con ingenio y habilidad y además depositando sobre el personaje un abultado peso moral, pero precisamente por eso, a mi al menos, me supo a poco ese rol que con tiempo, hubiera podido ofrecer multitud de lecturas.
En suma, comparto tu opinión, aunque con matices.
Un saludo.

Antonio Rentero dijo...

Uffffff... por partes.

"Dark knight" me dejó embobado en el esteno y después la he visto un par de veces más y cada vez me gusta mas. De hecho hoy me he comprado el DVD y este finde volveré seguramente a verla.

Dices que la BSO resultará "dura" de escuchar en solitario... pues la llevo en el iPod y no paro de escucharla, especialmente temas como "Like a dog chasing dogs", "And I thought my jokes were bad", o "The dark knight". Tengo vivo interés en ver como trabajaron los dos autores las composiciones, han logrado unir lo mejor de sus talentos y se reconoce bien qué parte es hija de cada uno.

Espeluznantes los momentos relacionados con determinadas accione del Joker, en los que marcadas disonancias te hacen presagiar lo peor.

Si me dices que "se te cae" lo de Dos Caras... pues lamento decirte que te has perdido media peli. "El caballero oscuro" no funciona si no hay ese Caballero Blanco al que hacen referencia en varios momentos de la peli. Una peli en la que simplemente Batman lucha contra un Joker complejo e inexplicable, una violencia sin razón ni argumento puede ser fascinante, pero lo que te obsesiona es ver como hay dos formas contrapuestas de luchar contra el mal, dos método, y como la gente necesita tener fe en el lado "luminoso" de la "Fuerza", de ahí el magistral plano final en que se gira el deformado rostro de Dos Caras para mostrarnos el bello de Aaron Eckhart y se argumenta que no se puede matar la esperanza del pueblo de Gotham dejandole conocer la caída de su "salvador", por lo que Batman se ve obligado a seguir siendo "el malo", el que limpia las calles pero con el método "oscuro".

Sobre el metraje excesivo... y estaria encantado de que hubiera una edicion especial con metraje adicional... se me hace corta, quiero mas.

Me parece muy acertada tu interpretación post-11-S, efectivamente creo que el discurso de fondo es que a veces el mal no se puede comprender, no tiene una explicación (Joker cuenta 3 veces el porqué de sus cicatrices y las 3 veces la razón es distinta). No quiero decir que no haya una explicación o un razonamiento lógico que nos conduzca a saber pq sucedió el 11-S, pero en ocasiones no todo se explica en plan "de pequeño me pegaron mis padres-ahora soy maltratador"... o "mataron a mis padres ante mi-ahora me visto de murcielago y salgo a impartir justicia".

Coincido en cualquier caso en que hay que hablar mas en profundidad de estos temas ante unas cañas... no pierdo la esperanza ;-)