viernes, 12 de junio de 2009

"El luchador" de Darren Aronofsky


Vaya por delante que yo soy de los que se acerca a un director como Darren Aronofsky con todas las precauciones habidas y por haber. Un poco como Christopher Nolan, Aronofsky sabe que es un moderno y eso, no siempre es bueno. Pero también como Nolan, Darren Aronofsky es un director indefectiblemente interesante. Sus propuestas, mejores o peores, más o menos equilibradas, siempre tienen un meollo a retener en la memoria con el que regocijarse un buen rato. Además, en el caso de Darren Aronosfky se da la circunstancia de que su anterior película, "La fuente de la vida" fue un generoso fracaso; costó 35 millones de dólares y no llegó a recaudar los 16. Me irrita hablar de "El luchador" sin haber visto "La fuente de la vida" pero lo que si parece cierto es que el descomunal fracaso de aquella le ha servido a Aronofsky para embarcarse en un merecido baño de humildad. Es decir, en ocasiones, fracasar no sólo es bueno, sino que hasta es necesario. En el caso de Aronofsky, no puede ser más claro. El director de "Réquiem por un sueño" se enfrascó en una costosa producción que le terminó saliendo por la culata y nada mejor para curarse en salud, en el alma, que realizar una película pequeña, sobre pequeña cosas, aunque sólo sea en apariencia.
"El luchador" nos cuenta la patética historia de Randy (un formidable Mickey Rourke), una vieja gloria de la lucha libre que se gana la vida ahora en pequeños combates locales, mutilándose la cara y metiéndose en el cuerpo todo lo que puede y más para mantener la forma que le exige su trabajo. Pero un día su cuerpo le dice basta, un infarto al corazón traza los perímetros a partir de los cuales se extiende el abismo negro de la muerte. "El luchador" básicamente va de como Randy trata de encontrar su lugar en el mundo más allá de las cuerdas de un Rin, topándose con un universo turbio y lejano al que le ha estado dando la espalda durante demasiado tiempo. Randy en el fondo no es un mal tipo, es un macarra que ha tomado un camino equivocado, eso está claro, pero cuando decide abandonar la lucha porque su corazón le ha dado un toque de aviso, Randy se empeña de corazón por encontrar un nuevo trabajo, hacerse con la chica que le gusta (una magistral Marisa Tomei que demuestra que a lo mejor, aquel extraño Oscar que le dio Jack Palance no fue fruto de la alcoholemia del veterano actor) y recuperar a su hija olvidada. El problema es que el alma de Randy está tan magullada como el propio rostro de Rourke. El interior de Randy no está hecho para sutilezas ni delicadezas, todo en él es demasiado tosco de forma que una y otra vez, termina estampándose con la lona. Y es una pena, y aquí reside creo yo la magia de "El luchador", porque Randy en el fondo, está empeñado en hacer la cosas bien, aunque sea al final del trayecto.
Aronofsky por su parte filma "El luchador" también con notable sencillez, alejado de los operísticos manierismos de "Réquiem por un sueño" (sobre todo en su tramo final), componiendo así un film más cercano a su ópera prima "Pi. Fe en caos", un relato salpicado de pequeños pero significativos matices que enriquecen una historia que aporta y avanza más por dentro que a simple vista. De momento se queda en gran película, ya veremos si qué hace el tiempo con ella. Nada malo, creo yo...

12 comentarios:

El chache dijo...

A mi esta pelicula me encanto.
Y Mickey Rourke esta increible.
Se tendria que haber llevado el oscar.
Un saludete

Ramón Monedero dijo...

Yo, en su momento, aposté por Mickey Rourke para el Oscar. Perdí... Y de haber visto la película en su día, Marisa Tomei..., tela...

Miguel dijo...

Una película memorable, creo que en un futuro se la recodará.

Romera dijo...

Pues he estado tres veces a punto de verla y no me he atrevido. Me pongo a ello ahora mismo.

Romera dijo...

La verdad es que me ha sorprendido gratamente.

Tomás Serrano dijo...

Para mí está bien, pero la veo poco original, con personajes ya trillados pero con cierto gancho (perdedor en todas sus facetas que se ralaciona con otra que tampoco es que haya triunfado, ambiente sórdido reconocible, y encima que se pone enfermo...). Pero claro, estamos en un panorama que hasta estas películas (The visitor...) se convierten en casi obras maestras... "La fuente de la vida", insoportable.

Ramón Monedero dijo...

Tomás, creo que ahí reside el encanto de "El luchador", en su escasa pretensión de ser original en ese sentido y proponer una historia simple pero muy bien contada, creo que ahí es cuando se nota si hay o no hay detrás un buen narrador, y en este caso, creo que lo hay.
"La fuente de la vida"..., tengo que verla...

Manuel dijo...

Buenas

Coincido con Tomás Serrano, esta historia ya ha sido contada antes, pero también reconozco que está bastante bien contada.

En cuanto al Oscar. Creo que se lo merecía Sean Penn. Y eso que no me gusta mucho porque siempre hace el mismo tipo de papel (tio amargado al que le ha pasado o pasará algo raro y malo y que está al borde de la locura). Pero reconozco que en "Milk" hacía una cosa completamente distinta y de manera creíble. Rourke en cambio no está interpretando nada. Lo hace bien por el simple hecho de que ha tenido esa vida, salvo que a diferencia de "The Ram", parece que por ahora se ha levantado de la lona. Esperemos que no vuelva a caer.

Y Marisa Tomei si que se merecía el oscar por su interpretación de la stripper en decadencia

Un saludo

Ramón Monedero dijo...

Buenas Manuel, a mi Mickey Rourke, aunque nunca me ha caído particularmente bien, entiendo que siempre ha sido un actor de primera y creo que la interpretación de "El luchador" es una de esas caracterizaciones aparentemente sencillas pero complejas en su fondo, algo así como lo que suele hacer el gigante de William H. Macy. En cualquier caso, yo esperaba que le dieran el Oscar a Rourke, es cierto que Sean Penn es otro gigante, pero sabiendo como le gusta a Hollywood la resurrección de las estrellas, pensé, este año, Oscar para Mikcey Rourke. Me equivoqué...

Major Reisman dijo...

Buenas

Pues yo estoy de acuerdo con lo que han dicho antes sobre Marisa Tomei. Se lo merecía ella y no la Pe.

En cuanto a Rourke, también creo que simplemente se interpreta a si mismo. Lejos quedan sus personajes de "El corazón del angel" o de "Manhattan Sur". Y Sean Penn al menos no hace de "tonto, tonto" como decían en "Tropic Thunder" ;-)

Un saludo

Ramón Monedero dijo...

Marisa Tomei es una verdad como un templo, en está película está que se sale. Rourke insisto, a mi me gustó mucho pero quizá porque por primera vez interpreta a un personaje que me inspira compasión...

Antonio Rentero dijo...

Peliculón como un templo, actuaciones como sendas catedrales góticas.

Creo que el tiempo tratará bien a esta peli. Me da rabia que por ser "una peli de lucha libre" no se convierta en un clásico tipo "Toro salvaje", el boxeo sigue teniendo su aura de deporte semi-mitológico y la lucha libre sigue siendo percibida como un espectáculo amañado y macarra.

Sobre "The fountain"... visualmente es apabullante, muy muy muy interesante... hace como una década cayó en mis manos el guión, cuando se suponía que la iba a protagonizar Brad Pitt, de hecho cuando el actor se echó atrás con la preproducción iniciada aquello fue la debacle, con despidos a los profesionales contratados, decorados fastuosos a medio construir que debieron ser empaquetados y almacenados para cuando se retomara el rodaje...

En fin, el guión me pareció muy bueno, pero el amigo Darren, como bien señalas, sabe que es modernen y tiene que dajarlo claro... y la peli tiene momentos en que no sabes qué te quieren contar... pero ¡qué demonios! te lo están contando tan bonito... :-)