jueves, 18 de junio de 2009

"Terminator Salvation" de McG


Pues si, la he visto ya. Por otro lado, era lógico. Por una cuestión meramente generacional (tengo 32 años), "Terminator" marcó mi adolescencia y por extensión, buena parte de mi, todavía, precaria madurez. A mi, "Terminator", como todo hijo de vecino de mi generación, me entusiasmó. Con el paso de los años la película no ha perdido puntos, tampoco los ha ganado, y supongo que eso es bueno. Lo mismo se puede decir de "Terminator 2", aunque sea por razones bien distintas, lo que en cierto modo es todo un logro, puesto que la segunda entrega del film de James Cameron no es más que un caro remake del film original. "Terminator 3", es verdad, ya es otra cosa. Alejado Cameron del proyecto (por lo visto a esto estuvo de liarse a hostias con los productores de la segunda entrega), se contrató a otros guionistas, a otro director y se tiró para adelante pensando probablemente que con el nombre de "Terminator" en el título y con Arnold Schwarzenegger (que hace un simpático cameo digital que seguramente habrá hecho rugir a más de una sala) al frente, todo estaba ganado. Posiblemente, pero una vez han pasado los años, "Terminator 3" ha perdido y a la vez ha ganado con los años, quedándose en un film en conjunto irregular (en cualquier caso una película sumamente injusta para un director tan endiabladamente entretenido como Johnathan Mostow, como lo demuestran la hitchockiana "Breakdown" y la entretenidísima "U-571").
En cualquier caso, los responsables de "Terminator Salvation" sabían que "Terminator 3" no terminó de convencer y por tanto eran conscientes de que tenían en su poder la oportunidad (porque seguía habiendo expectación, pero..., ¿hasta cuando?) de resucitar en toda su expresión la saga de Terminator. Para ello, y siguiendo la cronología donde la dejó "Terminator 3", "Terminator Salvation" arranca con la humanidad ya metida en plena guerra con las máquinas, el mismo momento que James Cameron retrató brevemente en "Terminator 2" y sugirió a través de diálogos en "Terminator". ¿Problemas? Bueno..., en esencia, ninguno, pero bien es verdad que cuando escuchábamos en "Terminator" que los hombres eran como cucarachas en un futuro dominado por las máquinas, yo por lo menos, esperaba un futuro algo más desolador, menos esperanzador y una resistencia menos organizada sin casi vehículos y no digamos cazas y hasta un submarino. Pero bueno, como digo, estas son apreciaciones muy personales que no pasan de ser las propias de una persona que se crió con la dos primeras entregas.
Algo más preocupante es el hecho de que "Terminator Salvation" rompe con el simple pero eficaz modelo de las tres películas anteriores, es decir, un único y poderoso Terminator contra unos humanos, en cualquier caso en desventaja aun cuando disponían de otro Terminator (generalmente de modelo inferior, el famoso T-800) y los viajes en el tiempo. Y es que "Terminator Salvation" es, en esencia una película bélica en un contexto directamente extraído de "Mad Max" con unos asombrosos efectos especiales que arranca a un ritmo frenético que no decae hasta pasado el ecuador del film. Porque en realidad, "Terminator Salvation" mantiene un esquema básico de todo largometraje de acción trepidante que se precie, es decir, tres cuartas partes de tiros y persecuciones, un acto cerca del final en el que la narración suele decaer para reconducir la trama y en definitiva contar algo y un clímax que una vez más, como en las dos primeras películas, se desarrolla en una fábrica. De hecho, el enfrentamiento final es casi un calco del de "Terminator 2" con hierro fundido cayendo sobre uno de los robots y congelándolo posteriormente en un momento muy similar al celebrado clímax de "T2" cuando el T-1000 de metal líquido quedaba petrificado con hidrógeno líquido.
En cualquier caso "Terminator Salvation" es un film de acción correcto. Por debajo de las dos primeras, pero superior en algunos aspectos a la tercera aunque esta le gane por goleada en otras cuestiones menos aparatosas más allá de las meras escenas de acción. En todo caso, no es poco y más aún estando detrás de la cámara un tipo como McG. El disparatado director de "Los ángeles de Charlie" y su secuela paso a toda la legión de fans de Terminator firme cuando se anunció que él iba a ser el director de esta cuarta entrega. Tal fue la alarma generalizada, que el propio McG tuvo que salir al escenario publico a amainar los ánimos de los fans asegurando que era muy consciente que "Terminator 4" era una cosa muy distinta a "Los ángeles de Charlie". Y es verdad. Porque si McG tiene alguna particularidad favorable esa es que es muy capaz de no tomarse muy en serio a si mismo, eso fue lo que salvó de la quema total a las dos entregas de "Los ángeles de Charlie", pero en "Terminator Salvation" es cierto, McG se pone serio y sale airoso. Y todo pese a sus endiabladas escenas de acción y pese a la escuálida coherencia dramática y narrativa de los momentos más frenéticos, al contrario que suele hacer James Cameron que es un tipo que tendrá todos los defectos que se quieran pero que sabe muy bien como plantear, desarrollar y resolver complicadísimas escenas de acción. McG no rueda tan bien la acción como Cameron también es verdad, pero no llega a los extremos de absoluta confusión de, pongamos por caso Christopher Nolan en "Batman Begins" (que no "El caballero oscuro" donde Nolan estuvo mucho más comedido).
Se trata por tanto de un film de consumo rápido, que no hunde la saga y que mantiene viva la esencia, aunque no vaya a tener las trascendencia social y cinematográfica de las dos películas de Cameron. Ahora, lo que muchos piensan ya es en un "Terminator 5", complicada empresa sin duda debido a que la película de McG dejaba la acción en un momento en el que una continuación sólo podría ser una repetición del esquema de "Terminator Slvation", es decir, nuevo episodio bélico entre resistencia y máquinas.

3 comentarios:

Tomás Serrano dijo...

¿Que tienes 32 años? Pues en el retrato que te ha hecho Matt Groening pareces un poco mayor...
Bueno, yo, como no voy al cine salvo una vez cada tres años, no puedo opinar acerca de esta película, pero estoy de acuerdo con tus comentarios sobre las otras tres. Lo que es un poco mareante es que el Connor ese cada vez sea de su padre y de su madre.

Miguel dijo...

Opino lo mismo de las tres anteriores, esta última no la he visto pero por lo que dices era lo que me esperaba (aún así la acabaré viendo), las dos primeras me parecen insuperables.

Ramón Monedero dijo...

Si, entiendo que ea barba me puede añadir años encima, pero según el simpsometro, la caricatura es de los 32 años... Y si, la verdad es que Christian Bale poco o nada tiene que ver con aquel desconocido actor (Michael Edwards) que interpretó fugazmente a John Connor adulto en el prólogo de "Terminator 2".
Y si Miguel, esta es una de esas pelis que antes o después hay que ver..., para bien o para mal...