miércoles, 22 de abril de 2009

"Juegos secretos" de Todd Field


Todd Field consiguió una inesperada repercusión internacional con su película "En la habitación", largometraje que hizo a más de un nominado hacer temer por su estatuilla en la gala de los Oscar del año 2002. El asunto venía acompañado de la anécdota de que Field era también actor (o mejor, era un actor pasado a director) y que había sido recientemente visto en "Eyes Wide Shut", interpretando al pianista amigo del personaje de Tom Cruise que le invita a acudir a la célebre orgía que tiene lugar en el film de Stanley Kubrick. Pues bien, después de aquel revuelo, Field regresó a la gran pantalla en su faceta de director con la película "Juegos secretos", protagonizada por la reina del mundo de "Titanic" Kate Winslet.
"Juegos secretos", como "En la habitación" es un largometraje contenido y pausado que gusta de penetrar en los personales dramas de un barrio modelo americano. En un entorno idílico salpicado de bonitos jardines y bellas calles donde al perecer, nunca pasa nada, resulta que bajo esa delicada y apacible apariencia, un poco como hizo Douglas Sirk en Hollywood, habita latente el germen de la tragedia. Tragedias a veces fruto del desamor, otras como consecuencia del desengaño, el aburrimiento, la culpa, la obsesión, o la simple enfermedad. A Field le gusta penetrar en con su cámara en los recovecos del ideal americano para poner en evidencia que el ser humano, en el fondo, es muy complejo.
Pero además de su cuidadísima puesta en escena, su montaje contenido y sus formidables interpretaciones (empezando por la propia Kate Winslet que está formidable en ese papel de niña mona pero no especialmente agraciada), lo que a mi más me llamó la atención de "Juegos secretos" es que pese a su tono pesimista y un tanto oscuro, en el fondo, o mejor, en última instancia, se trata de un film con una luz al final del túnel. Los personajes de "Juegos secretos" han actuado mal en el pasado, o actúan mal durante el presente, flirtean con el desastre anímico y algunos de ellos incluso, tocan fondo, pero siempre, al menos desde la óptica de Field hay un momento en el que bajarse del tren, mirar con atención lo que tenemos a nuestro alrededor, apreciar lo bueno y lo malo de lo que hemos construido y entonces, de una forma más pausada, retomar el buen camino, o por lo menos decidir con la cabeza como necesario filtro de lo que nos dicta nuestro corazón. En este sentido, en realidad "Juegos secretos" es una película abocada a un instante, aquel en el que recuperamos la cordura, porque el pasado no debería, al menos en teoría, condicionar nuestro presente, pero en donde también el futuro, es una hoja en blanco que a nosotros nos atañe completar.
En cualquier caso el aspecto más siniestro recae sobre Ronnie (Jackie Earle Haley, al que hemos podido cuasi ver, porque iba enmascarado, recientemente en "Watchmen") como un pedófilo que acaba de salir de prisión. Su madre, convencida de que su hijo en una buena persona lo anima a salir con chicas pero no hay nada que hacer. Con la muerte de su madre, Ronnie se quedará sólo al borde del abismo, hasta extremos imprevisibles... Hay un momento, casi terrorífico, en el que vemos a Sarah (Kate Winslet) por la noche paseando a su hijita en un columpio mientras espera a otra persona y entonces, en segundo plano, vemos entrar a Ronnie tambaleándose. Se teme lo peor... De hecho, este parque, resulta un enclave muy curioso en "Juegos secretos". Para su filmación nocturna, fue uno de los pocos emplazamientos construidos en decorados y no sólo eso, la película termina con un plano del jardín, de noche, sólo, sin ruido ni música. Desde hace un tiempo me han obsesionado los planos finales de las películas porque de algún modo, suelen aglutinar el sentido último de una historia, y el parque de "Juegos secretos", donde empieza y acaba todo, tiene mucho de condensación del drama de Field. Un lugar, supuestamente idílico, perfecto para que jueguen los niños, también un lugar ideal para que los adultos confraternicen, intimen y hasta puede, que salte alguna chispa... Y es que las chispas adultas suelen penetrar en derroteros, a veces imprevisibles, y es a partir de aquí cuando el asunto se puede poner chungo... En cualquier caso película perfecta que no chirría por ningún lado, no cuenta algo particularmente original, pero lo hace con una sensibilidad y una contención dramática, que bien merece la pena asomarse de vez en cuando a productos tan bien resueltos como el que firma Todd Field.

9 comentarios:

Tomás Serrano dijo...

A mí me gusto mucho la película. Sobresaliente. Totalmente de acuerdo contigo excepto en eso de "mona pero no especialmente agraciada"...

El chache dijo...

No he visto aun esta peli, pero me han entrado ganas.
Un saludete

Ramón Monedero dijo...

A ver Tomas..., es la idea que pretenden dar en la película, con eso de las cejas más pobladas de lo habitual y bueno... la chica no está nada mal o todo lo mal que se quiera, en función de lo que le guste a uno la Winslet...
Y Chache si, haz por verla que está muy bien.

David Kow dijo...

Hombre, alguién que se acuerda de esta magnífica pelicula que pasoó sin pena ni gloria. No sé que decir, salvo que es extraordinaria a todos los niveles y que me sorprendió el tema del pederasta por lo sutílmente que está tratado el tema sín fuegos artificiales vacuos. Además creo que ha debido de ser la interpretación (magnífica) de Jackie Earle Haley en esta pelicula la que ha debido de llevar a los futuros productores del nuevo "Pesadilla En Elm Street" a darle el papel de nuevo Freddy Krueger.
Por cierto tb era extraordinaria la opera prima de Todd Field, "En la Habitación".

Major Reisman dijo...

Buenas

La tengo en el archivo y no la he visto porque me dijeron que era muy depre.

Bueno, pues habrá que ponerse a ello.

Un saludo

Wunderk dijo...

Pues es altamente recomendable. A mí me gustó mucho cuando la vi en su momento en el cine.
David Kow, totalmente de acuerdo, genial que alguien se acuerde de esta película que, desgraciadamente, pasó sin pena ni gloria.

Ramón Monedero dijo...

Si la verdad es que pasó tan desapercibidad David que cuando la vi en el viodeo-club y vi que era de Filed me dije ¡coño!. ¡ni me acordaba macho!
Por cierto, que no sabía lo de Earley Haley como Freddy, ¡qué idea!. ¿Ves? Ya el remake de la peli de Craven ha ganado un punto. Aunque venga producida por Michael Bay...
Resiman, es verdad que es un poco depre, pero como digo, creo que al final se ve una tenue luz al final del tunel.
Y Wunderk, por lo visto debiste de ser una de las pocas -aforuntadas- que fue a ver esta película al cine.

Wunderk dijo...

Si es que yo prácticamente no me pierde una... me deberían dar un premio de reconocimiento por mi contribución a la industria cinematográfica de este país (je, je)

Ramón Monedero dijo...

Bueno, a la de este país..., de momento debería darte el premio al reconocimiento de los exhibidores, que tampoco es moco de pavo no te creas...