miércoles, 29 de abril de 2009

"Slumdog Millionaire" de Danny Boyle


Bueno, pues ya la he visto. Vaya por delante que a mi, por suerte o por desgracia, Danny Boyle siempre me ha parecido un modernillo lo cual, nunca lo he interpretado como algo bueno. Es uno de esos cineastas que embelesan al espectador a base de imágenes impactantes, montaje sincopado y música actual generalmente muy pegadiza. Lo que pasa es que Boyle es un tipo muy listo, y creo yo que acorde con su forma de entender el cine suele involucrarse en proyectos en los que su pegadiza visualización del mundo encajan con bastante coherencia. Lo hizo con "Trainspotting", "Una historia diferente" y "28 días después" (no he visto ni "La playa" ni "Millones"). En "Shushine" le salió el tiro un poco por la culata, pero nadie es perfecto y "A tumba abierta", pese a ser una película divertidísima, escapa a esa concepción que Boyle tiene hoy del cine tan heredera del video-clip y la televisión.
Por está razón, en "Slumdog Millionaire", la coherencia prima sobre la atiborrada planificación de Boyle, lo que no quita en el fondo, que se esté insistiendo en una tendencia visual muy actual y muy discutible patentada por la escuela Bruckheimer y toda su tropa de seguidores. Es decir, sin perder el contenido dramático del plano, aliñarlo estéticamente para que también quede bonito. Hay un signo elementar en este tipo de asuntos y es cuando en un plano, se cruza un elemento en primer plano desenfocado. Le da un peso estético al plano muy curioso, genera cierta distancia y resulta muy atractivo y por tanto, de un consumo mucho más fácil para el gran público. ¿Mala decisión? Tal vez, pero desde luego, con truco.
Otra cuestión es desde luego el guión y las intenciones de "Slumdog Millionaire", que es donde realmente creo que despunta el film de Boyle. Primero por su mera estructura, un joven indio que asiste a un programa de televisión de preguntas y que con cada cuestión, veremos cómo y de qué manera el protagonista ha ido adquiriendo esos conocimientos, una idea muy curiosa porque entronca con una cuestión muy poco atendida, como es la sabiduría popular, es decir, cómo aprendermos lo que aprendemos sin necesidad de que nos lo enseñen en un aula. Y eso es muy importante, porque como todo aquel que haya pasado por una universidad sabrá, no las mejores enseñanzas se aprenden entre las cuatro paredes de un aula. Cuestión muy matizable desde luego, pero valiosa, creo yo.
Otro asunto interesante de "Slumdog Millionaire" es como la idea de globalización se filtra entre los ritmicos planos del film, como es programa de "¿Quiere ser millonario?" resulta casi calcado a otros programas similares que se emiten en todo el mundo, empezando por la propia España. El exotismo y la miseria que por otro lado se respira en la India que visualiza Boyle, no deja de resultar extrañamente cercana, esas chavolas, esos niños corretenado delante de la policía, esos turistas que acuden como ganado a visitar los obligados monumentos de interés y muy especialmente esos teleoperadores, que atienden las llamadas del primer mundo, fulminando las evidentes fronteras que existen entre por ejemplo, Inglaterra y la India. Y también esos apabullantes edificios repletos de negocios, muchos de ellos, seguramente, con sede central en Europa o Estados Unidos. La idea por tanto parece clara, la India se ha levantado sobre los escombros de la pobreza, de los perros callejeros que sobreviven como puedo en las grietas de una sociedad que a ojos del mundo globalizado quiere ofrecer su mejor cara como nueva -y en cierto modo, acartonada- potencia emergente.
El resultado es por tanto una película agridulce, áspera ante las descripciones que hace de los métodos de tortura de la policía india o de los episodios de explotación de menores que retrata (algo a lo que en el fondo, no somos tan ajenos aquí en el civilizado Occidente) y dulce por esa idílica historia de amor de fondo que empapa todo el film. Una historia de amor de cuento de hadas, que va más allá incluso de los océanos de tiempo del Drácula de Coppola, un amor que no se marchita con el tiempo y que al contrario, se reafirma. Por esto, como dejaba caer Tonio L. Alaracón en su agradecido estudio sobre Boyle, pese a la apariencia rompedora y transgreosa de Boyle, en relidad, a poco que se detenga uno a contemplar sus películas, descubrirá que el director de "Trainspotting" es en realidad un moralista, incluso, y hasta cierto punto, y esto lo añado yo, un optimista. Esto es al menos lo que se desprende de "Slumdog Millionaire", y no sólo por ese happy end ligado a los mayores clásicos del melodrama romántico americano situado, no por casualidad, en una estación de tren, obligado punto de encuentro, o desencuentro de todo enamorado que se precie, sino por ese epílogo musical, en el fondo un canto a la magia y al diversión en un contexto profundamente cruel, salpicado de montones de canalladas. En ese momento, y habiendo elegido la opción "D: Estaba escrito", Bolye antepone su dulcificada visión de la existencia por encima incluso, de las miserias de un país como la India.
En suma. Un largometraje simpático, curioso, agradecido y en ultima instancia, de los denominados bonitos. Ya me extrañaba a mi que le hubieran dado tanto Oscar a una película desgarradora sobre la siciedad india y es que como hemos visto, al final, lo que queda, no es eso. Me llama eso si, mucho la atención, la miope visión de los distribuidores americanos que no veían en el film de Boyle un éxito comercial. De hecho, el asunto llegó a tal punto que falto esto para que "Slumdog Millionaire" fuera directamente a los video-clubs y por extensión pasara de largo en multitud de festivales, incluyendo los Oscar. Al final fue Fox Searchlight (la filial de la 20th Century Fox destinada a comprar y producir cine independiente) la que se prestó a poner la pasta para distribuir el film. ¿Qué cosas, no?

12 comentarios:

Tomás Serrano dijo...

A mí no me gustó. Desde ese principio, en mi opinión increíble, con la policía torturando sin sentido al concursante: no me lo creo. Una historia de amor baratilla, una historia "delicuencial" previsible y un final que me trae al fresco. Igual tendría más interés la historia real de los protagonistas, de la niña presuntamente vendible... O sea, que seguro que está mejor el "Making of".

Ramón Monedero dijo...

Si, en el fondo tienes razón, yo creo, como digo, que es unf ilm bien avenido por una serie de felices circunstancias que terminan estando bien apañadas. Pero vamos, nada para lanzar cohetes...

Major Reisman dijo...

Buenas

Pues más o menos coincido con vosotros. A mi me entretuvo, pero para nada la vi una gran película. En el fondo es una historia al estilo de Frank Capra pero que al pasar por Bollywood se convierte en algo muchísimo más almibarado y con muchísimo más melodrama que cualquier película ñona de la sobremesa de los sábados o domingos. Aún tengo el regusto empalagoso del final.

Pero lo que más me cabreo fue lo de "Está escrito". O sea, que si está escrito que te han de dejar ciego a los siete años te tienes que aguantar. Ahora me explico el porqué perdura el sistema de castas.

Un saludo

Ramón Monedero dijo...

Bueno, eso de "está escrito" coincide mucho con esa mentalidad posmoderna de da igual lo que hagamos porque todo está escrito, de modo que a vivir que son dos días. Tiene su punto romántico (en el sentido literario del término) pero también resulta un poco barato de novelilla barata. Pero bueno, tampoco le quitemos gracia al asunto creo yo, porque la película, pienso, no deja de tener su punto.

Miguel dijo...

Pues siento discrepar con todos vosotros, a mí me pareció una excelente película, fui a verla con grandes expectativas y me acabó sorprendiendo, seré raro pero para mí está entre las mejores películas del 2008. Cuestión de gustos, supongo.
Saludos.

Ramón Monedero dijo...

No es nada raro, ya se sabe que sobre gustos no hay nada escrito, yo sólo propongo sacarle el truco a la película, desmenuzarla un poco y así a veces, nos damos cuenta de que eso que nos ha gustado, tiene truco. Aun así, no tiene porque ser el caso del film de Boyle, claro, aunque yo y unos cuantos más sospechemos que si. Para discrepar está el hombre, claro...

El chache dijo...

Yo aun no la he visto, a ver si un dia me pongo y la veo, que no es por falta de ganas.
Un saludete

Wunderk dijo...

Pues aquí coincido con la mayoría. Vale... entretenida pero no es para tirar cohetes.
No le llega ni a la mitad a "La boda del Monzón", por poner otro ejemplo de Bollywood.

Antonio Rentero dijo...

Solo un tema...

La India, desde mediados del siglo pasado, es un pais con un alto desarrollo economico y tecnologico. En parte derivado de su condicion de ex-colonia, que permitia tener una elite intelectual y cientifica formada en la metropoli britanica... y curiosamente por su situacion geografica.

Cuando tras el lanzamiento del Sputnik a Arhur C. Clarke (si, el autor de ciencia ficcion) se le ocurrio calcular la orbita geostacionaria (llamada en su honor Orbita Clarke), en la que un satelite podria permanecer girando a 36.000 kms de altura situado sobre un mismo punto de la superficie de la Tierra, facilitando con ello la comunicacion transoceanica, con tener simplemente 3 satelites garantizabas la comunicacion a nivel mundial.

La India "caia" justo en medio de una amplisima zona subdesarrollada (Asia), cercana al ecuador y ADEMAS con la ventaja de tener excelentes cientificos e ingenieros.

Asi que cuando en medio mundo aun no tenian ni television ellos ya desarrollaban comunicaciones via satelite.

Con este rollo quiero decir que la gran miseria en la que sobreviven CIENTOS DE MILLONES de personas en la India no es culpa del mundo desarrollado, India es un pais avanzado, civilizado, democratico, con riqueza, alto nivel tecnologico... y las habituales desigualdades que tenemos en la misma Europa o USA PERO A LO BESTIA, pq entre otras cosas son mil millones de almas y claro, ya me contaras como gestionas eso medianamente... :-(

Ramón Monedero dijo...

Seran la hostia tegnológica, de hecho es, detrás de China, la potencia emergente favorita, pero tienen la gestión de las riquezas en el culo. Por lo visto...
Y Wundeerk, desde luego, "La boda del monzón" y "Bodas y prejuicios", bastante más arriesgadas e interesantes...

nostromo dijo...

Yo la vi el otro día, me pareció que la manera de contarla es muy original y eso es lo que más me ha gustado de la peli. Del resto salí un poco decepcionado, y a ver, que tampoco Danny Boyle es la bomba, buen direcctor de videos musicales si sería.

Y lo de la moralina, el mejor ejemplo es el final de 28 días, vamos hombre!!!

Las músicas muy bien elegidas en todas sus películas, tanto que te quedas con las música y te olvidas de la peli, ejemplo mas claro, La Playa que me descubrió a Mobi

Ramón Monedero dijo...

Pues eso, que por lo visto coincidimos todos bastante, que si que vale, que está bien, pero no vayamos descorchando el champagne..