lunes, 16 de febrero de 2009

Alexandre Aja


Saltó a la fama internacional con su segundo largometraje, "Alta tensión" (de su primer trabajo "Furia", parece que nadie quiere acordarse entre otras razones tal vez, porque es complicado localizar esta película). Fue de hecho, en el festival de Sitges donde se encumbró a Alexandre Aja con este film violento y, admitámoslo, tramposo. "Alta tensión" cuenta la desesperada huida de Marie (Cécile De France) de las despiadada hacha de un psicópata asesinó que sin razón aparente la emprende a hachazos con la amiga de Marie, Alexia (Maïween Le Besco) y toda su familia. Por tanto, "Alta tensión" no puede tener un planteamiento más sencillo; huída de un tipo con un hacha. Simple, ¿no?
Si pero, hay dos cuestiones fundamentales que diferencia "Alta tensión" de cualquier otra película del estilo. La primera, a mi modo de ver, la más valiosa, es el pulso narrativo de Aja, con un ritmo cuidado, preciso y muy bien medido que marca a golpe de sangre los diferentes pasajes del film. "Alta tensión" es en su conjunto una impecable set peace construida en torno a una serie de grandes momentos en los que Aja descarga toda su artillería en torno a una ejemplar planificación, un milimétrico montaje de las escenas y un regusto por la sangre sensiblemente por encima de la media. Bien hecho.
La segunda cuestión que diferencia "Alta tensión" del resto de psycho-killers es su final. Twist dramático donde los haya, estoy convencido de que ningún productor daba un duro por el guión de Alexandre Aja hasta que llegó a sus páginas finales. Una vuelta de tuerca, a mi parecer, poco honesta, dado que el joven cineasta francés construye toda una trama en torno a una trampa, que no sólo nos desvela hasta el final, sino que tampoco sugiere hasta el punto, de plantear argucias dramáticas de dudosa justificación, una vez descubrimos el final de la cuestión. Yo no negaré que el film resulta en cualquier caso sumamente entretenido e interesante pero esto no quita, creo yo, su dudosa artimaña final.
Lanzado pues a la estratosfera de los nuevos cineastas del cine de terror, Aja es requerido por Hollywood para filmar, en principio, un proyecto dudosamente apasionante, un remake de un film bastante mediocre de Wes Crave, "Las colinas tienen ojos". Recuerdo que en su día, leí un artículo del crítico de cine Antonio José Navarro en donde se afirmaba que la versión de "Las colinas tienen ojos" de Aja era una afinada crítica y una asumida demolición de los valores familiares norteamericanos. Yo, como muchos otros lectores del artículo (surgieron algunos comentarios en Internet ciertamente hostiles contra el texto de Navarro), consideré que el estimado crítico había visto más allá de lo supuestamente planteado por Aja pero tengo que admitir que una vez vi el film, tuve que darle toda la razón a Navarro (ese plano de un mutante muerto con la bandera americana en la cabeza en una zona residencial típicamente americana aunque vaciada de significado, de vida no tiene desperdicio...).
"Las colinas tienen ojos" según Aja demostró además que el director de "Alta tensión" tiene una especial capacidad para la acción física, para representar el sufrimiento humano y para plantear y desarrollar momentos de suspense. Muy bien filmada, bien planteada y mejor resuelta, la película de Aja, como ocurría con "Alta tensión", no se deja intimidar por su, a priori, desigual planteamiento dramático (una familia americana que se queda tirada con su roulotte en mitad del desierto) y se revela como un ejemplar ejercicio de puesta en escena, ritmo, violencia y fuerza narrativa.
Ya consagrado, alguien le ofrece a Alexandre Aja "Reflejos", otro remake, está vez de un film japonés, sobre los espejos y sus ricas sugerencias y supersticiones. Nada que temer, en principio, Ajá ya había demostrado tener muy buena mano con el horror y lo que es más, dignificar una práctica tan peliaguda como los remakes. Sin embargo, podemos decir con un escaso margen de duda que "Reflejos" es la película más floja de Aja. Y esto, creo yo, por varias razones pero fundamentalmente porque el largometraje interpretado por un recuperado Kiefer Sutherland (gracias a dios debe de estar dándole Sutherland a "24" todos los días...) traiciona todo aquello que había hecho destacar a Aja. Me refiero en concreto a la acción física, a la violencia de la carne y al sufrimiento humano. Hay indicios eso si (el tipo degollándose el cuello el mismo al principio o la chica que se abre la mandíbula con sus propias manos) pero no cobran -porque tampoco lo buscan- la importancia que habitualmente hubieran ocupado escenas así en un film de Aja.
Además, mientras Aja había hecho suyas tramas-tipo como las de "Alta tensión" o "Las colinas tienen ojos" con "Reflejos" el director galo sigue las reglas no escritas sobre este tipo de películas sin variarlas un ápice, es decir, "sucesos extraños, investigación, puesta en peligro de la vida de la familia del protagonista" y todo culminado con sus respectivas explosiones y derrumbamientos. El film tiene no obstante sus hallazgos si, sus apuntes, pero nada particularmente significativo. ¿El final? Si, tiene su punto, y la banda sonora de Javier Navarrete todavía más, con esa variación del tema "Asturias" de Isaac Albeniz como leit motiv del film.
Lo que a mi modo de ver demostró "Reflejos", es la capacidad fílmica de Aja para desarrollar un horror físico en entornos hostiles (a cielo abierto o en espacios alejados) en contra de sus capacidades para situar sus historias en pleno corazón de Nueva York. Es como si las capacidades de Aja pidieran a gritos un espacio alejado de la civilización para así dar rienda suelta a sus maliciosas ocurrencias. Es como si los golpes de alta tensión organizados por Aja no tuviera cabida en un lugar como la Gran Manzana, demasiado populoso, demasiado civilizado. Aja pide algo diferente, un espacio abierto, una roulotte, una casa en el campo, una camioneta, elementos sencillos con poca ornamentación y mucha furia narrativa.
Ahora Alexandre Aja anda metido en otro remake. "Piraña 3-D". El hecho de que se trate de un film pensado para ser proyectado en salas de tres dimensiones no tendría por qué alarmarnos, de entrada. Además, "Piraña" (simpático film de Joe Dante) si que parece contener esos entornos donde aja tan buenos resultados ha dado, el espacio abierto, la naturaleza y mucha sangre...

6 comentarios:

El chache dijo...

Me gusta este director.
Un saludete

David Kow dijo...

Después de haberte leido, voy a darle una segunda oportunidad a Las Colinas Tienen Ojos, ya que, en su día no me gustó nada. En espera de verla sólo decirte que este Alexandre Aja me parece un gran bluff. No le veo el talento que tanto dicen por ahí que tiene. El propio Aja debe estar flipando con su temprano encumbramiento (sólo ha hecho cuatro peliculas) como autor, cosa que me parece desproporcionado. Un ejemplo, ¿cómo después del éxito crítico de su (divertida) Alta Tensión y sobretodo, del de Las Colinas Tienen Ojos, ha dado ese paso atrás con Reflejos, cinta que no he visto pero según lo que he leido por ahí, es muy impersonal?. Lo lógico hubiese sido haber seguido con la línea del famoso remake, es decir, historias convencionales que esconde en su forma de planificar una visión personal del director, cosa que no veo en ninguna pelicula de Aja. El tiempo pondrá en su sitio a Aja.

Miguel dijo...

He visto "Alta tensión" y me encantó la realización de Ajá pero he de admitir que el final me enfadó muchísimo, odio que me tomen por tonto.

Le di otra oportunidad y vi "Reflejos" y me desilusionó bastante, una cinta bastante comercial, sin ninguna pretensión.

Ramón Monedero dijo...

David, me alegra que al leer mi entrada te hayas replanteado darle otra oportunidad a Aja. De todos modos te digo una cosa, a mi también me costó pillarle el punto el director galo. De todos modos, creo de verdad que ese artículo que cito de Antonio José Navarro era muy afinado con la película y tocaba un par de resortes claves para disfrutarla más y mejor.
En cualquier caso y de lo que no cabe ninguna duda es que Aja está siendo sobrevalorado hasta lo impensable, muy por encima de otros director jóvenes que han saltado con el horror como Neil Marshall, Lucky McKee, Eli Roth o Rob Green que a mi modo de ver nada, pero nada, tienen que envidarle a Aja (cada uno con sus matices y carencias).
Por otro lado, que Aja aceptará hacer "Reflejos" tiene cierta lógica si pensamos que desde "Alta tensión" lo que ha hecho Aja ha sido acercarse cada vez más a Hollywood. "Las colinas tienen ojos", aunque fuera una película dura y violenta, estaba más cerca de Hollywood, en este sentido, "Reflejos" tiene su lógica. Otra cosa es que se mejor o peor, que a mi me parece que es bstante inferior.
Miguel, permiteme que te diga que sospecho que le diste una segunda oportunidad a Aja con la peli equivocada, dale esa segunda oportunidad con "Las colinas tienen ojos" a mi, fue el film que me hizo comprender que era cierto, que bajo Aja había en ciernes, un cineasta portente, en ciernes...

Miguel dijo...

Ok, miraré "Las colinas tienen ojos" haber si cambia un poco mi opinión de Ajá. Saludos.

Ramón Monedero dijo...

Suerte, espero no provocarte ningún trauma con Aja...