lunes, 9 de febrero de 2009

Master of Horror. Temporada II. Mick Garris


Tiene su gracia que el principal impulsor de la serie "Master of Horror", sea un director tan mediocre como Mick Garrris. El señor Garris, es el responsables de perlas de la historia del cine moderno como "Critters 2", "Psicosis IV. El comienzo" y "Sonámbulos", último largometraje estrenado en cine, dado que desde entonces, Mick Garris ha estado flirteando con mayor o menor intensidad con el medio televisivo, verdadero hogar de Garris. Hasta que a Garris no se le ocurrió la idea de "Master of Horror", el hombre malvivía entre los set de televisión sin que a nadie le preocupara demasiado y todo para cuando se hacía notar, dejarse en evidencia ante producciones tan malas como "El resplandor", como es sabido, interminable telefilm basado en la novela de Stephen King que el propio escritor produjo para resarcirse de la adaptación que en su día filmo Kubirck y que en nada gustó a King.
Pues bien, era lógico pensar que si Garris es el principal impulsor de "Master of Horror", el mismo se reservará algún episodio, aunque no sea ningún "Master" de nada... En esta segunda temporada Garris filmó el episodio "Valierie en las escaleras", un relato basado en una historia del escritor Clive Barker y vaya si se nota... De hecho, ante la insípida puesta en escena de Garris y la nula imaginación del director, lo único que cabe destacar de "Valerie en las escaleras" es la presencia de ese universo demoniaco semilla de nuestras peores pesadillas caracterizado por los submundos, los demonios, la tortura, la condenación y en suma, el horror...
El punto de partida es el siguiente, un joven escritor llegar a una especia de residencia de escritores frustrados (entre ellos, un recuperado Christopher Lloyd, ya saben, el científico de "Regreso al futuro" -en la imagen-), en donde se puede gozar de un alojamiento hasta conseguir que publiquen una obra. El asunto pronto toma tintes sobrenaturales, royo golpes, ruidos, fantasmas y apariciones de una joven en la escalera de la pensión. Como digo, el asunto es más interesante y prometedor sobre el papel que como es llevado a la pantalla por Garris, sin garra ni alma. Al parecer, el espíritu en cuestión tal vez no es tanto un espíritu, pero lo que si parece cierto es que es esclava de un terrible ser, un demonio. El joven escritor pronto meterá la cabeza en el asunto y descubrirá una especie de complot entre un grupo de escritores que al parecer, tienen el don de hacer realidad lo que escriben...
Insisto en que el producto es bastante mediocre y que el único interés que uno puede sacar del conjunto son las referencias de la obra de Barker y desde luego, su final. Inquietante, sorprendente y bastante desolador que hubiera dado pie a jugosas lecturas si no hubiera sido por una puesta en escena tan llana y aséptica como la de Mick Garris.

6 comentarios:

El chache dijo...

Desde luego que no es ele pisodio mas destacable de la nueva temporada.
Un saludete

Ramón Monedero dijo...

Ni que lo digas chache...

Roberto A. O. dijo...

http://elprincipio.blogspot.com/2007/05/masters-of-horror-2-valerie-on-stairs.html

A mi me gustó...

Saludos

Ramón Monedero dijo...

jeje...
Bueno, leído tu comentario, en el fondo creo que no estamos tan en desacuerdo. Propones cierto paralelismo entre el film de Garris y "La joven del agua" y si es cierto que existe cierta conexión aunque yo creo que en el caso de Garris, las propuestas que Shyamalan si desarrolló en Garris quedan sepultadas por una falsa intriga y un terror bastante acartonado.
Estoy contigo en que ese epílogo arregla caso todo el relato, si no fuera porque el conjunto todavía pesa mucho, pero si, ese epílogo es con diferencia lo mejor de la propuestas.
De todos modos, insisito, creo que en el fondo, nuestras posturas no están alejadas.
Saludillos.

Roberto dijo...

Estamos bastante de acuerdo Ramón, y obviamente, Garris no es precisamente Shyamalan....jejeje

Saludos

Ramón Monedero dijo...

Hombre! Veo que Shyamalan en el fondo, no está mal considerado. Visto lo visto y leído lo leído, casi es una novedad.
Saludillos.
RAmón.