miércoles, 25 de febrero de 2009

"Los cronocrímenes"


No había visto yo esta película. Como es sabido, "Los cronocrímenes" es la exitosa ópera prima de Nacho Vigalondo, autor de ese divertidísimo corto candidato al Oscar que fue "7:35 de la mañana". La historia de "Los cronocrímenes" es muy curiosa y a la vez sintomática del alarmante nivel de ceguera que hay en este, nuestro cine español. La película, tras pasar por los festivales de cine fantástico de Ámsterdam, Austin (Texas), Asia y de Philadelphia, el film de Vigalondo llegó al conocido festival de Sundance sin tener un distribuidor en su tierra. Eso si, sólo hace falta echar un vistazo a sus créditos para comprobar que dinero tenía de prácticamente todas las comunidades autónomas (entre ellas, dos lugares tan distanciados en el espacio-tiempo conocido como Asturias y Canarias) además de un largo etcétera de los consabidos estamentos oficiales. Vamos, que el dinero parece que aquí lo damos sin problemas, otra cosa es que se distribuya el producto. Pues bien, "Los cronocrímenes" llega a Sundance y gusta tanto, que United Artist, de cuya empresa es copropietario Tom Cruise, compra los derechos del film y la película de Vigalondo, consiguió distribuidor americano antes de que en su propia tierra pudiera exhibirse en un solo cine. ¡Con dos cojones!. En fin…

Entonces si, una vez Estados Unidos promocionó y alimentó la carrera comercial del film, entonces si, aquí ya nos pusimos manos a la obra. Incluso le dimos el premio al guionista revelación del Círculo de Escritores Cinematográficos -CEC- (asociación de la que por cierto, formo parte) aunque eso si, en 2009, dos años después de haber sido rodada la película, cuando al fin encontró distribuidor para España. En cualquier caso el premio del CEC no deja de ser un galardón concedido por críticos de cine, y no por profesionales del cine que a lo máximo que han llegado ha sido a nominar "Los cronocrímenes" al Goya al mejor director novel, premio que en todo caso, perdió.

Pero entrando ya en materia, "Los cronocrímenes" es ciertamente, un film estimulante. A lo mejor, la propuesta hubiera podido dar para más, pero tal y como ha quedado, sólo nos queda aplaudir generosamente una película interesante y salpicado de curiosas reflexiones a cerca del cine de suspense y de sus estereotipos. "Los cronocrímenes" arranca con una apreja en una casa de campo, el marido, Héctor (Karra Elejalde), sentado en una tumbona observa con sus prismáticos algo extraño en el bosque, una prenda y después, una joven que se desnuda. la curiosidad le puede, se adentra entre la maleza para comprobar qué es lo que está pasando. Cuando llega se encuentra a la joven aparentemente muerta y entonces, surge la figura de un hombre con gabardina y la cara envuelta en vendas. Tijeras en mano este extraño sujeto hiere y persigue a Héctor que entra en una propiedad privada, entra en una casa y encuentra un walkie-talkie del que emana una voz que parece querer ayudarle y lo guía hasta otra zona de la casa mientras el sujeto misterioso con la cara llena de vendas le pisa los talones. Cuando Héctor encuentra al sujeto al otro lado del walkie, éste le anima a que se esconda en un extraño recipiente, dubitativo, Héctor accede. Cuando se va a dar cuenta es una encerrona y queda atrapado. Algo extraño ocurre. Héctor, viaja en el tiempo unas horas atrás.

Buen principio si señor. Planteamiento y desarrollo de la situación con buen pulso. Sin histrionismos ni malabarismos. Sólo lo clichés propios del género bien llevados. A partir de este momento "Los cronocríemes" se zambulle por completo en una historia de alteraciones temporales, juegos de apariencia y suspense. El resultado es ciertamente estimable, sobre todo por propone a una curiosa aproximación a la figura del asesino enmascarado que para la ocasión, Vigalondo desvirtúa de buena parte de su halo de misterio para exponernos desde el principio, como se construye un psycho-killer, cuáles son sus objetivos y qué le mueve a actuar de ese modo. De este modo, el misterioso hombre enmascarado de "Los cronocrímenes" se transforma en un hombre inseguro, temeroso y casi obsesionado por una meta que, así de entrada, no tiene nada de malo. Salvar a su mujer.

Al final, Héctor se ha convertido en un personaje frágil, traslucido, a través de cuyo rostro podemos identificar las facciones de un asesino sin escrúpulos. Interesante apuesta la de Vigalondo, sin duda, en un film en conjunto, bien rodado, que sabe mantener el ritmo y lo que es casi más importante, no llega resultar confuso en una trama salpicada de saltos temporales, intrigas y falsas apariencias. De modo que no deberíamos perderle la pista a Vigalondo y rezar porque no tenga que hacer como Juan Carlos Fresnadillo, que tras una película tan interesante como "Intacto" (que un poco como Vigalondo, le costó sudor y sangre venderla a la industria del cine español), se tuvo que ir a Inglaterra a filmar "28 semanas después" y ya prepara su segundo largometraje fuera de nuestras fronteras, "Wendesday"...

7 comentarios:

David Kow dijo...

A mí esta pelicula simplemente me encantó. De Nacho Vigalondo había visto "7:35 de la mañana" que no me llamó excesivamente la atención pero sí lo hizo su segundo corto (y mejor) "Choque" que es sencillamente genial. Pero centrándonos en "Los Cronocrimenes", el film es de una sencillez aplastante, mantiene el interés constantemente y deja un muy buen sabor de boca. Sín embargo, el final me parece un poco desaprovechado, en cuanto a lo que la historia sugería desde el principio y me dejó con un pequeño mal sabor de boca. Aún así, es uno de las operas primas más prometedoras de las que se han realizado en años y todo un ejemplo de lo que debería hacerse con el cine español y no historias constumbrista hablando de los mísmos temas de siempre. Que si el amor, la soledad del ser, etc...algo de lo que, por cierto, el mísmo Vigalondo se quejaba en su blog.

Miriam Cánovas Andreo dijo...

¡Hola!

Yo no he visto esta pelicula, aunque hace ya tiempo que quería verla. Por lo que has contado y lo bien que la pintas, no podré tener más excusas. Parece de esas películas en las que la intriga se hace palpable.


Un saludo

Kenny dijo...

Pequeña gran película. Está tan bien contada que, a pesar de su aparente sencillez, logra atrapar al espectador desde el principio.

Podemos atribuirle sin miedo la cita del profesor Gil Sáez Pacheco: "un arranque intrigante, un interés creciente y un final sorprendente".

Por cierto, se ha lanzado en DVD una edición especial que incluye la película contada en orden cronológico. (Imagino que será algo parecido a lo que se hizo con "Following", de Christopher Nolan).

El chache dijo...

Muy buena pelicula.
Un saludete

Ramón Monedero dijo...

Vamos, en suma, que estamos todos de acuerdo. Yo sólo insisto en la idea de que a una propuesta como "Los cronocrímenes" se le podría haber sacado más chicha, no tengo muy claro como, pero algo me dice que si...
en todo caso, película muy recomednable y además a Vigalondo, no hay que perderlo de vista.
Saludillos y gracias por vuestras palabras.

Ramón Monedero dijo...

Por cierfto David, "Choque"!!, claro, joder!! ese corto lo he visto yo, no recuerdo las circunstancias ni el por qué pero lo he visto. Me lo he tropezado por internet en youtube. Lo volveré a ver.
Saludillos.

Antonio Rentero dijo...

Sencillamente la mejor película de viajes en el tiempo jamás rodada.

Aunque tenga que recurrir a algo tan gráfico y explícito como el dibujo en la pizarra de la "S" para que no nos quede ninguna duda de lo que está pasando (aún así tengo alguna amiga cabezona que tiene otros planteamientos sobre lo que sucede en la peli) no hay rendija alguna por la que se escape un hilo argumental descarriado.

Karra Elejalde refleja magistralmente la evolución anímica, la motivación, el miedo, la ansiedad, la determinación... y Vigalondo no lo hace del todo mal.

Por otra parte alimenta nuestro catálogo patrio de modernos mitos del cine fantástico y de terror, ese hombre envuelto en vendas, con s gabardina, digno acompañante del niño de "El orfanato"...