lunes, 23 de marzo de 2009

Kenneth Branagh


El otro día, sin venir demasiado a cuento, salvo porque me apetecía, volví a ver "Enrique V" (en la imagen), como es sabido, aplaudida ópera prima de Kenneth Branagh con la que el cineasta norirlandés fue nominado al Oscar al mejor director y actor, cosas fina... Ya me había olvidado de lo bien hecha que está "Enrique V", la sencillez con la que Branagh llevó a escena una de las obras más complicadas de William Shakespeare, de como Branagh sabe dirigir a los actores como nadie y lo afinado que puede ser con su puesta en escena, fundamentalmente y visto lo visto, cuando tiene los medios limitados. Tal ve "Enrique V" no sea una obra maestra, pero desde luego es una formidable películas con algunos momentos ciertamente gloriosos, entre otras cosas, gracias a la arrebatadora banda sonora de Patrick Doyle.
"Enrique V" se llevó un buen puñado de premios, provocó un auténtico revuelo en Hollywood, tanto, que Sidney Pollack le propuso a Branagh dar el salto al cine de género con un thriller de misterio de ribetes hitchcockianos, "Morir todavía". Esta es también una película simpática, desde luego, dista mucho de los logros de su ópera primera y aunque ya deja entrever cuales van a ser los mayores defectos de Branagh (sus excesos de puesta en escena), el film funciona sin demasiadas complicaciones, se deja ver con fluidez y si uno quiere y todo, es posible que hasta resulte una película intrigante. Su punto lo tiene desde luego.
Al año siguiente, en 1992, Branagh decide con buen juicio mantenerse a cierta distancia de Hollywood y sigue adelante con sus personales aproximaciones al universo shakespeariano y al mundo del teatro. Tanto "Mucho ruido y pocas nueces" como "Los amigos de Peter" (donde por cierto, interviene un por entonces desconocido Hugh Laurie antes de quedarse cojo y estudiar medicina) fueron películas baratas, que funcionaban bien en taquilla, simpáticas, con buenas interpretaciones, buenas bandas sonoras y un pedirgí de cine de autor accesible y alejado de las sesudedes. A a gente le caía bien Kenneth Branagh.
Entonces, ¿qué pasó con "Frankenstein de Mary Shelley"? Hoy, sabiendo lo que se de Hollywood, no me extrañaría que Kenneth Branagh hubiera sido víctima de una campaña de difamación y de acoso y derribo porque no se entiende que una película, con un potencial comercial más que evidente, mejor película que el desigual "Drácula" de Coppola, con una estrella como Robert DeNiro interpretando a un personaje tan legendario como la criatura de Frankenstein, fuera desollada por la crítica como lo fue un su día. Kenneth Branagh fue blanco desmedido y excesivo de los dardos envenados de los críticos de medio mundo. Algo raro había en todo esto. Como digo, sabiendo lo que se hoy, me resulta muy extraño que un film del potencial de "Frankenstein" se estrellará contra la taquilla como lo hizo recaudando ya de entrada, en su primer fin de semana, sólo 11 millones de dólares, lo que me huele a algún tipo de abandono por parte de la Columbia a la hora de promocionar el film, no se, hay algo raro.
Pateado y humillado, Kenneth Branagh se resguardó del chaparrón de ataques indiscriminados en un film pequeño y personal, casi extraño, muy suyo, "En lo más crudo del crudo invierno". La película era una apuesta personal, alejada de Hollywood, de los fines de semanas de entreno, de las recaudaciones, era sin duda, un largometraje pensado para sanearse un poco de todo el terremoto generado por "Frankenstein". El problema que es "En lo más crudo del crudo invierno" fue una película tan pequeña que casi pasó sin que nadie se percatara por lo que no vino a sanear nada en particular en referencia a la imagen que el público tenía de Branagh y su siguiente y desmedida apuesta no haría por enmendar el asunto: "Hamlet".
Con una desproporcionada duración de 240 minutos Branagh volvió a pecar de una de las cosas más criticadas de "Frankenstein" sus ansias de hacer el más grande todavía y su ombliguismo al tenerse el mismo en pantalla el mayor tiempo posible. Una crítica que leí en su día decía que 240 minutos daban para mucho, desde luego, para bueno y malo, desde luego, pero en conjunto la película hacía aguas por todos lados. A mi personalmente, que siempre defendí "Frankenstein", este "Hamlet" (yo vi la versión en cines de dos horas y la de cuatro ya en vídeo) me pareció horrible, mal montado, simplón, aburrido y tan, tan, tan, grande que se sale de los márgenes. Imperdonable.
A partir de entonces Kenneth Branagh se tomó cuatro años de descanso. Gracias a Dios. De seguir por este camino no se donde habría terminado. Durante ese tiempo Branagh intervino en algunas películas que sólo demostraron que el actor y director inglés por un lado, estaba gafado ("Wild, "Wild, West") y por otro, no caía bien ("Celebrity" de Woody Allen). Por suerte, en el año 2000 Kenneth Branagh regresó con lo que mejor sabía hacer, un Shakespeare ligero, con una puesta en escena heredera del teatro: "Trabajos de amor perdidos". Una especie de "Mucho ruido y pocas nueces" del siglo XXI. Branagh ya caía gordo entonces, pero el film está fenomenal y tiene algunas interpretaciones (Nathan Lane está que se sale) soberbias.
Tengo que admitir que desde entonces le he perdido un poco la pista a Branagh, tengo muchísimas ganas de ver "Cómo gustéis" (otro Shakespeare con Bryce Dallas Howard), "La huella" (remake del film de Jospeh L. Mankiewicz también bastante ignorado lo cual me extraña tratándose de un excelente director de actores como es Branagh) y "La flauta mágica" (por lo que he podido ver, insólita, vistosa y valiente adaptación de la popular obra de Mozart).
Ahora parece que prepara "Thor", que Branagh puede con la adaptación de un superhéroe es algo que no me cabe la menor duda, lo que resulta extraño es su discurrir como director de cine, aplaudido, vapuleado, ignorado y ahora confiado para un “Blockbuster”, Branagh parecer ser el perfecto ejemplo de lo peligroso que puede resultar en Hollywood que se te note que quieres destacar y que te gusta ser el protagonista. Una pena porque Kenneth Branagh, a mi no me cabe la menor duda, es un hombre con muchas cosas, y buenas, todavía por decir.

10 comentarios:

El chache dijo...

Kenneth Branagh es un grandisimo director y tambien un gran actor.
Pocas peliculas suyas no me gustan, las dos que menos me gustan son Hamlet y La huella.
Un saludete

Wunderk dijo...

Se me ha borrado lo que había escrito... Decía que me gusta mucho Branagh haciendo de Profesor Lockhart en Harry Potter, es como una parodia a sí mismo y a su criticado ego, lo borda el tío.

También me ha gustado en Valkyria, que es en la última que lo he visto.

Antonio Rentero dijo...

"tan, tan, tan, grande que se sale de los márgenes"

Frase antologica!!!


Mal no le debe ir al amigo Brannagh, pq en "Valkyria" sale... pues eso, que se sale tb de los margenes ;-)

Coincido totalmente contigo, querido Ramón, es excesivo y egolatra, pero no por ello malo. Yo tb sigo sin explicarme el fracaso de "Frankenstein de Mary Shelley", mas que digna y realmente merecedora de llevar el nombre de la autora de la novela en el titulo, y no como el "Dracula de Bram Stoker" que en puridad debería haberse llamado "Dracula de Francis Ford Coppola" y todos tan contentos.

Tengo muchas esperanzas en ese posible "Thor" suyo.. espero sinceramente que sea un gran éxito de publico y especialmente de critica, que ya le va haciendo falta al hombre.

Ramón Monedero dijo...

Pues fíjate Antonio que yo creía que mis consideraciones sobre el "Drácula" de Coppola me iba a traer algun que otro airado comenatio, será que los más suscpetibles no se han dejado caer por aqui (y estoy pensando en un nombre en concreto). Como dices Antonio, que seas un engreido ególatra no significa que seas malo, lo que pasa es que a Branagh se le nota demasiado que quiere, o al menos, quería ser el próximo Orson Welles, o mejor aún, el próximo Lauwrence Olivier y eso.. no es bueno. Pero si, como tu, todas las esperanzas puestas en "Thor" si señor, ahora bien, ¿quien escribirá el guión? Pues a parte de a quien aparezca en los créditos, probablemente el propio Branagh también le meta mano, además de media docena de guionistas que lo supervisen y medio centenar de aseosres de modo que sólo cabe esperar un milagro y que ocurran cosas como "Superman" y salvando las distancias, "X-Men" por poner un par de ejmplos dignos.

Antonio Rentero dijo...

¿El nuevo Orson Welles? ¿Pero ese no era Amenábar? (apodado "orsoncito" por alguien que trabajó con él en algún rodaje...)

Ramón Monedero dijo...

Si bueno, pero el fondo todo cineasta joven lleva en su interior el virus "orsoliano" de genio incomprendido generador de obras maestras. Y Branagh yo creo que también lo ha sufrido.

Major Reisman dijo...

Buenas

Poco que añadir. Sobre "Frankestein" creo que lo que le perjudicó es que aprecía seguir la secuela de "Drácula". A mi me gustaron ambas. Coppola estableció una nueva estética para una historia suficientemente trillada por el cine. Si hay algo que sobra en el "Dracula" de Coppola es el Van Hellsing del sobreactuado Hopkins.

"Frankestein" de Branagh me pareció una digna revisitación del clásico. Pero se notaba que seguía los pasos de Coppola. Basta ver que ambos carteles hacían referencia a los respectivos autores literarios. Y en mi opinión, Branagh sobreactúa. No así Robert de Niro. Sin embargo su personaje recuerda al Max Cady de "El cabo del miedo". Eso también fue un handicap.

Siguiendo con Branagh y lo que hizo después de "Frankestein". Hace un Heydrich bastante notable en "La solución final". Una pequeña película sobre la reunión de Wannsee.

Un saludo

Un saludo

Antonio Rentero dijo...

Pequeña, pero muy necesaria peli, Mayor reissman.

Sí que es cierto que casi parece un documental (o un docudrama), pero recrea un instante importantísimo para comprender como se organizó uno de los mayores horrores de nuestra Historia.

Ramón Monedero dijo...

Pues dejando a un lado la peli de Cruise, yo considero que Frankentein es en conjunto, mejor película que el Drácula de Coppola, desigual, pero mejor. A mi lo de "Drácula" me puede. Alucino como es posible que una misma película coexistan momentos tan geniales con momentos tan vergonzosos. En ese sentido creo que Frankenstein es más regular. En cuanto al castign de Drácula, yo sólo salvo a Gary Oldman, no me creo, ni de lejos, y de hecho me estorban Keanu Reeves, Winona Ryder ni te cuento ya, Anthonmy Hospkins está horrible y mira que eso es dificil, Cary Elwes sale con una cara de pánfilo que casi resulta cómico, en fin un desastre. Otra cosa para destacar, una de las primeras apariciones de la bellísima Monica Bellucci, buf..!!!

JOSU dijo...

¿Podria alguien ayudarme?. Necesitaria el guión d ela pelicula "En lo mas crudo del crudo invierno", para una adaptación teatral. ¿Sabeis donde lo podria conseguir? Gracias.
escribir a josu@txiski.net