jueves, 19 de marzo de 2009

No entiendo a Harry Potter


Hollywood ya calienta motores para lanzar la sexta, si, han leído bien, ¡sexta! entrega de la serie Harry Potter. Esto, lo del fenómeno Harry Potter, es algo que de verdad, no logro entender. Como todo universitario digno de haberlo sido alguna vez en su vida, yo fui camarero una vez. Recuerdo que entre el alboroto habitual de un viernes por la noche llegó una familia que había tomado la dudosa decisión de acudir al restaurante en el que yo trabajaba. El matrimonio, se sentó y rápidamente agarró la carta. La hija, una niña que tendría 8 ó 9 años, permanecía absorta a un ladrillo de unas seiscientas páginas, era un libro de Harry Potter. Creo que esto, el estímulo por la lectura entre los niños es lo mejor y lo más honorables que ha conseguido la saga cinematográfica, ahora bien...
"Harry Potter y la piedra filosofal" a mi personalmente me pareció un film estimable, sobre todo su primera mitad. Chris Columbus, que nunca ha sido una cineasta de primera, se le da bien en todo caso eso de presentar mundos fantásticos y con este primer largometraje quedó bastante claro. La primera mitad de "Harry Potter y la piedra filosofal" era un verdadero festín de diseño de producción y todo, presentado con cierta elegancia, con cierta contención. "Harry Potter y la cámara de los secretos", también de Columbus, no me agradó ni en la limitada medida que lo había hecho la primera película. Como el factor sorpresa ya estaba dicho, la película no era más que un ahondar en intrigas palaciegas que francamente nunca me han interesado particularmente y ahora explicaré por qué. Con "Harry Potter y el prisionera de Azkaban" la presencia de Gary Oldman es siempre un añadido de agradecer, pero en conjunto la película me aburrió poderosamente. Que Alfonso Cuarón estuviera detrás de las cámaras no aportó ni quitó nada particularmente significativo al conjunto, el estilo Potter ya lo había dejado bien diseñado Columbus, funcionaba en taquilla y por tanto, no tenía sentido alterarlo.
Después de "El prisionero de Azkaban" decidí que la saga Potter ya no me tomaba el pelo más veces. Lo hace Lucas con la nueva trilogía de "Star Wars" e Indiana Jones porque más que me duela soy un mitómano de las dos series, pero con Harry Potter si que no. Dicen por ahí que el siguiente episodio de la serie, "Harry Potter y el cáliz de fuego" es la mejor, porque es la más oscura. Yo ya no me creo nada y la presencia de Mike Newell detrás de las cámaras tampoco me vino a interesar. Es verdad que Patrick Doyle hizo un gran trabajo sustituyendo a John Williams en la partitura y tengo que admitir que algunos temas han despertado mi curiosidad por la película (sobre todo el tema que abre el film) de modo que es posible que algún día, si no tengo nada mejor que hacer y si no me supone ningún esfuerzo, es posible, sólo posible, que me atreva a verla.
Cuando para "Harry Potter y la orden del Fenix" se escogió a un director como David Yates, hasta la fecha consumado director de series de televisión, la impresión que me dio es que la fórmula estaba tan asegurada y el control sobre el producto era tal, que importaba un bledo quien estuviera o dejara de estar detrás de la cámara, de modo que nada mejor que elegir a un joven director con ganas de comerse el mundo que no le importe trabajar al estilo obrero clásicos, es decir, filmar un guión que te dan y una vez terminado el rodaje, a casita que ya serán otros los que la monten. Ni la he visto ni ganas que tengo.
Buena prueba de que no debo estar muy equivocado es que "La orden del Fenix" fue un éxito, David Yates ya ha terminado la siguiente, "Harry Potter y el misterio del príncipe" y también va a dirigir "Harry Potter y las reliquias de la muerte. Parte I" y "Harry Potter y las reliquias de la muerte. Parte II". A mi esto de dividir la que se supone es la última entrega de la serie en dos películas me huele a que los señores de la Warnes están viendo que el chollo se les acaba por lo que nada mejor que estirarlo como buenamente se pueda. Aunque no me extrañaría que uno años la Warner se saque del bolsillo una o dos precuelas, tres o cuatro spin off o directamente seguir estirando el personaje a partir de guiones originales no basados en libros de la señora Rowling.
Y no me gusta Harry Potter porque lo que he visto me aburre poderosamente. Lo vistoso de sus logrados efectos especiales no me equilibran el somnífero relato que entrega tras entrega no hace más que generar un fenómeno mediático y social todos los años, y esto es para mi lo curioso, lo interesante, lo extraño. No me explico como una serie de películas cuya mediocridad, según me confirma lo que he visto con lo que he ido leyendo, ha ido en aumento puede provocar tanto revuelo. Entiendo que forme alboroto las dos o tres primeras veces, pero la sexta o la séptima vez... A veces he llegado a pensar que me estoy perdiendo algo, que hay algo en la serie Harry Potter digno de admiración y que yo no lo veo. No se...
A mi, lo que menos me gusta de Harry Potter es su núcleo dramático, es decir, algo tan banal y a la vez tan universal como sus tramas detectivescas. Rowling juega a ser una Arthur Conan Doyle descafeinada y no le sale, al menos en su traslación a la gran pantalla (si, no me he leído ningún libro de la Rowling ni tengo previsto hacerlo en las próximas décadas). Y creo, que uno de los aspectos más dramáticamente erróneos de la saga sea lo que sus responsables entienden por factor sorpresa. Al menos en la tres primeras, las pesquisas detectivescas perseguían desenmascarar a algún personaje para que al final el villano en cuestión sea un personaje del que sólo habíamos oído hablar de pasada, tal vez, al principio de la película. Quiero decir, sorpresa es cuando la respuesta la hemos tenido delante todo el tiempo y no nos hemos percatado ("El sexto sentido"), y no sacarnos de la chistera a un villano con lo que toda la trama detectivesca se queda en papel mojado que no ha servido para mucho.
En fin, que no deja de sorprenderme el entusiasmo por la saga, la admiración incluso de los más pequeños. ¡Pero si un crío de diez años no debe enterarse de la mitad! A lo mejor es eso, como no entienden las enmarañadas tramas se dejan llevar por los vistosos aparatos de producción y efectos especiales. Debe ser eso, porque si no, yo, de verdad, no lo entiendo.

8 comentarios:

Wunderk dijo...

Ramón, como curiosidad, a mi baby que todavía ni habla bien del todo, le rechifla Harry Potter... sobre todo las primeras entregas.

Así que me he tenido que tragar sin remedio todas las películas y al final me he enganchado. Aunque estoy contigo en que probablemente tampoco sea para tanto.

Ramón Monedero dijo...

Tu lo has dicho, tu baby, que todavia ni habla le encantan las pelis y además, especialmente las primeras. Es seguro que no se ha quedado con la trama ni de coña, supongo, así que hay algo, sospecho que visual, que seduce a los más pequeños. Es una cuestión visual imagino, y por eso si te fijas, el look de las tres películas es calcado, hasta los carteles sin iguales. Es todo un hallazgo visual, eso si, pero otra cosa...

Antonio Rentero dijo...

Es un producto teledirigido a la juventud, si ahora coges un libro de "Los Cinco" de la insoportable Enyd Blyton no pasarías del primer capitulo (yo no la aguantaba ni a los 12 años, siempre he sido mas de Guillermo Brown y de Los Tres Investigadores).

Yo me estoy esperando a que terminen la saga (solo he visto la primera entrega y coincido en tu apreciación) para pegarme un megamaraton con las 7+1 entregas... si, lo se, un sacrificio, es un trabajo sucio pero alguien tiene que hacerlo...

Ramón Monedero dijo...

Macho, lo tuyo roza lo sádico...

Antonio Rentero dijo...

Pues la cosa es que encima me lo paso bien...

Lo único que me imagino que el Marathon H.Potter lo tendré que hacer en un finde completo pero DURMIENDO en medio, si lo hago del tirón va a ser excesivo incluso para mi.

Antonio Rentero dijo...

Acabo de sacar la cuenta. Las 5 pelis ya estrenadas suman unas 12:30 horas, faltan otas tres ("El Príncipe Mestizo" y las dos partes de "Las Reliquias de la Muerte" o como se llame) que andarán cada una por algo más de 2:30 horas. En total unas 20 horas... está claro, marathon en dos días :-)

Próximamente, en mi blog, vamos, próximamente... en un par de años... hasta que saquen las que aun no se han estrenado en DVD (par entonces ya tendremos Blu-Ray).

Tigretón dijo...

Masoquismo diría yo... Buff. Harry "Potah". Sinceramente no lo trago, no soy seguidor en absoluto, me "revienta" el niño mago (por cierto ya nada niño, que el zagal ya es un mindango. Recuerdo algún chistecito sobre el cambio de voz del actor y otros cambios propios de la adolescencia y la pubertad, con respecto a la tiennna "infantitud")

Ramón Monedero dijo...

Madre mia Antonio, cuando te pongas con el maratón avísame que ponga en alerta a protección civil por si hay que ir a tu casa a reanimarte con urgencia...